Sandra Ospina: “Desde que tuve uso de razón me enamoré de la radio”

Sandra Ospina: “Desde que tuve uso de razón me enamoré de la radio”

Hace más de medio siglo falleció el reconocido locutor Julián Ospina Mercado. Su voz es reconocida como una de las más elocuentes que ha dado la historia de la locución colombiana y reconocida muy especialmente  en la particular tarea de leer noticias.

Su nieta, Sandra Ospina, heredó de su abuelo la pasión y el gusto por esta noble profesión y aunque ella no alcanzó a conocerlo personalmente, su legado  le ha sido lo suficientemente revelador para comprender desde muy joven, que su propósito en la vida era el de continuar la labor que su ascendiente dejó.

Para esta locutora, periodista y empresaria, las comunicaciones son el motor de su vida y en este universo mediático se siente digna representante de su célebre abuelo.

 

 

 

Por: Germán Posada

germanposada77@gmail.com

 

 

G.P.: ¿Hace cuanto está dedicada a la profesión de la locución?

S.O.: En la profesión de la locución llevo 18 años.

 

G.P.: ¿Cómo comenzó su gusto por esta profesión?

S.O.: Crecí en el seno de una familia en la que siempre se profesó respeto y admiración por mi  abuelo, su historia y su legado a la radio colombiana. Ninguno de sus hijos siguió su profesión; pero en cuanto tuve uso de razón me enamoré de la radio y quise conocer y trabajar con aquellos que construyeron una buena parte de la historia de nuestra radio al lado de Julián Ospina.

 

G.P.: ¿Tiene recuerdos de su abuelo Julián Ospina M?

S.O.: Mi abuelo murió el 9 de Enero del año 1966 no alcancé a conocerlo. Lo que sé y aprendí de él lo recojo de su legado en la radio, amigos y familia.

 

G.P.: ¿Qué comentarios ha escuchado del trabajo que realizó su abuelo en la radio de Colombia?

S.O.: Los mejores. Parte de esta historia la fabriqué en mi mente desde niña tomado de la mano de las historias que contaban en mi familia; pero sin lugar a dudas donde realmente pude palpar quien fue Julián Ospina y lo que significó para la radio de nuestro país fue cuando comencé a trabajar en Caracol radio en el año 1998.

El conocer y trabajar al lado de aquellos que compartieron tantas y tantas experiencias con Julián Ospina, cito a Juan Harvey Caicedo y “El Padrino” Alberto Piedrahíta  Pacheco, reconfirmó la idea que tenía de mi abuelo, fue conmovedor para mi saber que fue uno de los mejores lectores de noticias que ha tenido la radio colombiana, repentista, creativo como ya pocos hay en la radio, además de poseer una voz fuerte y metálica, voces que hoy ya no escuchas en la radio. Sabiendo de mi abuelo concluí que para amar la radio y entender lo que significa hay que conocer su origen y en Colombia el nombre de Julián Ospina hace parte de esa historia, de ese comenzar.

 

G.P.: ¿Usted que también es locutora como se siente ser la nieta de una de las leyendas de la radio colombiana?

S.O.: Orgullosa, creo que de no ser por él y su legado no me habría interesado nunca hacer parte de este medio. Sin conocerlo me enseñó a amar esta profesión a través de su legado.

 

G.P.: En su paso por Caracol qué hizo en esta empresa?

S.O.: Fui locutora y lectora de noticias en Tropicana Estéreo en la mejor época que ha tenido la marca.

 

G.P.: ¿Cuál fue su experiencia como presentadora de televisión?

S.O.: Muy buena, creo que mi preparación en radio me permitió desempeñar bien esta labor. Tener la oportunidad de hacer radio para luego pasar a la televisión, es como el teatro para los actores. No se hace más fácil; pero te sientes más cómodo.

 

“No hay una Nueva generación de locutores. La baja calidad es responsabilidad de las empresas que los contratan. Les celebran las groserías y el mal trato al oyente porque eso los hace mas graciosos y dejaron de lado la preparación, la importancia del aprendizaje y el respeto por el medio, por los oyentes y ya no se cultivan nuevas generaciones de profesionales.”

Sandra Ospina

 

G.P.: ¿Hace cuanto comenzó con sus proyectos empresariales?

S.O.: Comencé hace 9 años, primero fundamos Salserisima Radio al lado de mi esposo J. Fernando Quintero, quien también es locutor y periodista. Después la agencia de promoción, booking y manejo: Biensonado. 

 

G.P.: ¿Qué es Biensonado.com?

S.O.: Biensonado es una compañía que se dedica a apoyar nuevos proyectos y artistas musicales. Brindamos asesoría, delineamiento y desarrollo de un producto musical, su posicionamiento en medios de comunicación, marketing, booking y management. También en nuestra división de radio realizamos el montaje y producción de emisoras online para grandes superficies y generamos contenido para radio en Colombia y en Europa. 

 

G.P.: ¿Qué es Salserísima Radio?

S.O.: Salserisima Radio es una emisora dedicada ciento por ciento a la salsa. Se creó con el fin de compartir muchos títulos de este género que por reglas, formatos y parámetros que hoy trazan la radio musical en FM no se tocan. No señalo necesariamente productos nuevos; nace también con la idea de brindar otra opción al salsero, de corresponder a la importancia de uno de los géneros de mayor aceptación e historia.

 

G.P.: ¿Ha perdido importancia la Salsa frente el género musical de moda el reggaetón?

S.O.: En realidad el reggaetón comenzó siendo una moda, la responsabilidad de que se haya convertido en un género musical, que tomara tanta fuerza en Latinoamérica y que luego cruzara fronteras desplazando la salsa es totalmente de los salseros que no se preocuparon por “enamorar” a las nuevas generaciones, no hubo relevo generacional ni en artistas ni en público. Fueron resistentes al cambio que obligó la tecnología y las nuevas alternativas de escuchar música. Pero pienso que se avecina un excelente momento para la salsa, hay muy buenas y nuevas alternativas que puedan restituir el lugar que merece la salsa, aunque no se acepte,  todo exponente salsero clásico o nuevo que haya aprendido del reggaetón y sus estrategias, producirá y pegará en las nuevas generaciones.

 

G.P.: ¿Cuál es el requerimiento básico que tienen en cuenta para el lanzamiento de un artista?

S.O.: Es importante que todo artista tenga claro su objetivo y vital reconocer en él un “elemento diferenciador” eso que nos va a permitir trabajar en la búsqueda de un mayor reconocimiento y posicionamiento dentro de su género. Un artista necesita seguir siendo creativo, romper paradigmas, asumir riesgos. Tener claro que no es sólo “pegarse” es mantenerse y que en este proceso su equipo de trabajo juega un papel determinante, debe saber rodearse. Es importante que sepa a qué se enfrenta para que mantenga un equilibrio e inteligencia emocional y quiéralo o no es importante que tenga detrás un buen presupuesto, porque la música hoy es más negocio que industria.

 

G.P.: Recientemente en una columna escrita en El Espectador atribuida a Alejandro Marín, director de “La X” dio mucho revuelo en Colombia porqué parece ser indignó tratando de “hampones” a una parte de empresarios de la industria de la música que en otra época se dedicaban a la promoción de discos. ¿Tiene algo que decir al respecto?

S.O.: La radio, la promoción y los medios de comunicación no son ajenos a la corrupción que ha vivido y vive nuestro país. Creo que lo que ofendió de la crítica de Alejandro es que con ella generalizó a todo un gremio de trabajadores y allí hay muchos que dedicaron su tiempo y vida al posicionamiento de productos musicales, aquellos que en su época con ayuda de la radio hicieron una buena labor, trazaron estrategias y cumplieron objetivos.

Si en algo estoy de acuerdo es que al igual que la radio al no innovar, proponer y reinventarse las disqueras, la promoción y en general la industria musical se anquilosó. Me parece que la industria de la música en Colombia se resistió a un cambio que venía pidiendo a gritos. Cambio de mentalidad, no de personas, que es distinto.

 

G.P.: ¿Cuál comparación haría de la época de la locución que dejó un legado magistral en Colombia y a la que perteneció su abuelo a la nueva generación de locutores?

S.O.: Bueno en realidad no hay una “Nueva generación de locutores” lamentablemente hoy cualquiera sin preparación es locutor. No tengo nada en contra de quienes tratan de abrirse paso en el medio sin experiencia alguna. La baja calidad es responsabilidad de las empresas que los contratan; muchachos con un mínimo de experiencia que cobran poco, que tienen ganas pero no saben, reitero, no es su culpa. Les celebran las groserías y el mal trato al oyente porque eso los hace mas graciosos y dejaron de lado la preparación, la importancia del aprendizaje y el respeto por el medio, por los oyentes y ya no se cultivan nuevas generaciones de profesionales.

La radio en Colombia hoy es una apología a la mediocridad. No hablo de hacer radio con viejitos para viejitos, se puede hacer una muy buena radio juvenil con un muy buen formato musical, agradable, entretenida y conservar un buen nivel en Calidad.  Demos una mirada a radios juveniles en otros países, aquí en nuestro medio confundimos la chispa con ordinariez.

 

G.P.: Muy amable y éxitos.

S.O.: A ti, muchas gracias.

German Posada