Natalia Gnecco: Presente

Natalia Gnecco: Presente

Natalia Gnecco vivió en Montreal por poco tiempo, pero tan solo el suficiente para dejar una huella que sigue presente en la Gran Metropoli.
Su carisma y profesionalismo fueron suficientes para que su trabajo se viera reflejado en importantes logros para la apertura de espacios en el ámbito cultural y artístico al servicio de la comunidad latina que vive en la Provincia de Quebéc.
Desde Colombia, en donde reside y trabaja actualmente, Natalia nos comparte anécdotas de su experiencia de vida en Montreal, de su pasión por LatinArte, empresa de la cual fue pilar importante para su creación y de su cariño por la ciudad en donde tuvo el privilegio de ejercer su profesión como periodista.

 

Por Germán Posada
Germanposada77@gmail.com

 

 

En la vida uno no se debe apegar a las cosas, simplemente trabajar para dar lo mejor”.

Natalia Gnecco y los ganadores Premio al Inventor Colimbiano
Natalia Gnecco y los ganadores Premio al Inventor Colombiano. Cortesía: Jorge Ramírez

 

G.P.: ¿Cuánto tiempo vivió en Montreal?
N.G.: Cinco inviernos, como decimos los latinos.

 
G.P.: En el momento en el que mejor estaba, con reconocimiento y en la coordinación de un proyecto muy avanzado y tan interesante como LatinArte partió. ¿No cree que fue apresurado partir?
N.G.: LatinArte fue un proyecto hecho realidad, un legado para la comunidad latina residente en Quebec, que demostró la importancia de trabajar por una meta en común como era apoyar el talento latino en todas sus expresiones, valió la pena. Siento que cumplí con una misión que me propuse, sin egoísmos, ni individualismos, siempre pensando en que podía aportarle a la comunidad y en la vida uno no se debe apegar a las cosas, simplemente trabajar para dar lo mejor. Cuando llegó el momento de regresar a Colombia sentí una gran satisfacción por haber cultivado la identidad latinoamericana en cada actividad que programé, de propiciar la unidad y el reconocimiento del talento de todos nuestros artistas residentes o nacionalizados en Quebec.
Ahora bien, los festivales requieren de una financiación, no se pueden hacer a punta de voluntariado, ni pretender ganarse una reputación o notoriedad a costa del trabajo no remunerado de profesionales latinoamericanos que se regalan para adquirir una experiencia canadiense. Después del 2010 la cultura tuvo muchos recortes presupuestales en Quebec y preferí no arriesgarme, pues habría caído en ese círculo vicioso de quienes se trazaban proyectos muy ambiciosos en Montreal carentes de recursos suficientes y solo pensaban en su propio provecho, no quise ganarme esa fama de deshonesta.

 
G.P.: Desde su experiencia de vida en Montreal ¿Qué puede concluir de las políticas que se aplican en la Provincia de Quebéc sobre la inserción al mercado laboral para los profesionales inmigrantes?
N.G.: En términos generales Emploi Quebec tiene varios programas para que los inmigrantes aprendan a presentar sus hojas de vida, apliquen a varios trabajos y se fogueen para entrevistas laborales. Sin embargo, está de por medio la experiencia canadiense para poder ejercer cualquier profesión y los requisitos son bastante exigentes en especial con el manejo de los idiomas oficiales inglés y el francés, tener acceso a un empleo profesional bien remunerado es muy difícil. Lo gracioso es que uno encuentra personas nativas con un nivel de inglés bastante regular en algunas posiciones que bien podrían ocupar inmigrantes calificados.
Algo que me alegra mucho constatar ahora que estoy de regreso en Colombia, es lo bien que acogemos la mano de obra extranjera, sin contar con tantos programas para hacerlo, prueba de ello es la reciente inmigración venezolana, que ha venido huyendo de la violencia y la crisis económica que atraviesa el vecino país. Muchos han logrado integrarse al mercado laboral colombiano, su experiencia es muy positiva.

 
G.P.: ¿Cómo se ve a Canadá desde Colombia?
N.G.: Como un país organizado, con excelentes centros educativos, con seguridad y buen nivel de vida, aunque con un clima bastante frio para algunas personas. Es un destino turístico que cada vez la gente está eligiendo más y además llama la atención de muchos estudiantes recién egresados del bachillerato, para perfeccionar idiomas.

 
G.P.: ¿Cuál es la percepción del colombiano que vive en Canadá desde nuestro país?
N.G.: Bueno no puedo hablar por el resto de la gente…Sin embargo, me da pesar aquellos paisanos que no vienen con frecuencia a Colombia, conservan una imagen muy negativa de nuestro país, a veces producto de su experiencia personal que los convierte en muy malos embajadores, siempre criticando todo, con un pesimismo aterrador y dando lecciones de moralidad por las redes sociales, con una prepotencia increíble. Curiosamente, si a estas personas les preguntas sobre los flagelos que afectan a su país de adopción, a veces hasta los desconocen, no leen, ni investigan con el mismo rigor que juzgan su propia patria.

 
G.P.: Las noticias que se originan desde Canadá aún no tienen peso en Colombia comparadas con otras partes cómo Estados Unidos, España o Venezuela. ¿Cuál considera podría ser la razón?
N.G.: Colombia es un país que produce una cantidad enorme de noticias. Cada 24 horas se genera un titular de alto impacto, que opaca al anterior. Si a eso le sumamos un periodismo que tiende hacer juicios a priori, es obvio que no hay espacio para las noticias que genera Canadá, pues los temas nacionales son diversos y además el protagonismo se lo llevan los países con quienes tenemos relaciones comerciales más estrechas como Estados Unidos, Venezuela o España. La única manera que acapare la atención en la prensa es con una noticia por ejemplo de la venta de Isagen, cuyos nuevos propietarios son canadienses.

 
G.P.: Usted conoció personalmente al actual Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau. ¿Qué futuro le ve a Canadá con él?
N.G.: El Primer Ministro Justin Trudeau, fue un gran aliado para poder impulsar LatinArte, un ser humano muy sencillo, humilde con un compromiso social increíble. Recuerdo que cuando mi colega Alberto Méndez me mencionó que era un hombre muy generoso, que amaba mi país, no se equivocó, pues me recibió con los brazos abiertos y me dijo: “Natalia yo no tengo dinero para darte para tu festival LatinArte, pero tienes mi nombre, úsalo y mi oficina para que desarrolles todas las actividades culturales que necesites, esta es tu casa”. Fue así como desde la primera versión me apoyó y demostró un verdadero interés por el futuro de la comunidad latinoamericana en Quebec.
Su política de inmigración es muy generosa, acoger a 51.000 refugiados sirios, es un ejemplo mundial. Considero que su reciente visita a Washington fue muy provechosa para la relación de ambos países.
Obviamente, le esperan muchos retos y tendrá que sortear diversas dificultades en un mundo tan convulsionado como el que vivimos, con un enemigo invisible como es el terrorismo que amenaza con la seguridad de muchos países. En términos económicos tendrá que fortalecer al país para dejar atrás los vestigios de la recesión económica por el desplome del petróleo y me encanta que tiene planes para Montreal, tanto para fortalecer el presupuesto para la cultura, como para hacer obras de infraestructura para la isla y disminuir el desempleo. En términos generales, creo que su gobierno puede ser muy positivo para Canadá.

Primer Ministro de Canadá: Justin Trudeau (izq) Natalia Gnecco (der).
Primer Ministro de Canadá: Justin Trudeau (izq) Natalia Gnecco (der).

G.P.: ¿Qué opina de su política para la legalización de la marihuana en Canadá?
N.G.: Creo que el uso medicinal que actualmente se le da a la marihuana, es de mucho provecho. Ahora, si Canadá decide seguir el ejemplo de Uruguay, me tranquiliza que el Primer Ministro Trudeau, está contemplando la regulación del consumo, pues la experiencia demuestra que los consumidores tienden a abusar de esta droga, que hay una fuerte tendencia a pasar a experimentar otras más fuertes como la cocaína o éxtasis. Es un hecho que en Montreal se consume mucho esa hierba, entonces controlar a los autos cultivadores y consumidores puede ser positivo, en especial porque muchos siguen pensando que es una droga inofensiva, cuando en realidad no lo es.

 
G.P.: ¿En qué se ocupa actualmente en Colombia?
N.G.: Soy Coordinadora de Comunicaciones de la Superintendencia de Industria y Comercio.

 
G.P.: ¿Qué extraña de Montreal?
N.G.: Extraño a mis amigos y las veladas de intensas conversaciones en tres idiomas de manera simultánea.

 
G.P.: ¿A quién (es) agradecería durante su estadía en Montreal?
N.G.: Bueno, la lista sería interminable porque son muchas personas, quienes hicieron mi estadía en Montreal una experiencia maravillosa. Hasta el momento aprovecho el reencuentro con todos esos amigos para demostrarle mi cariño, aprecio y agradecimiento cada vez que vienen a Colombia. Me siento muy afortunada de seguir cultivando la amistad con tanta gente linda que conocí allá y me emociona saber que hacen todo lo posible para visitarme cuando pasan por Bogotá, Santa Marta o Cartagena. Así que te espero a ti también por acá.

Saúl Polo: Diputado Liberal (Montreal) Natalia Gnecco y la esposa de Saúl Polo.
Saúl Polo: Diputado Liberal (Montreal) Natalia Gnecco y la esposa de Saúl Polo, Chantal Jecki. Cortesía: Jorge Ramírez

G.P.: ¿Definitiva su decisión de no volver a instalarse en esta ciudad?
N.G.: Por el momento mi trabajo está en Colombia. Es difícil prever el futuro, si alguna vez se presenta la oportunidad, no me disgustaría volver a Montreal, pues guardo recuerdos muy bonitos de esta ciudad, grandes amigos y la certeza de poder disfrutar de su extraordinaria vida cultural.

 
G.P.: ¿Alguna opinión sobre los tratados de Paz para Colombia?
N.G.: Para hacer frente a lo que resta del cierre del conflicto armado en Colombia se requiere una votación popular que respalde los acuerdos y avalúe las reformas que sellarán esa nueva etapa de la vida nacional. Simplemente creo que debemos darle una oportunidad al plebiscito para la paz, allí deberán estar consagrados los punto que han venido discutiendo las partes, es nuestro deber votar y decidir si estamos de acuerdo o no con las pretensiones de las Farc. Mientras tanto es mejor ser prudentes, no lanzar juicios a priori, ni especular sobre si fracasa o no ese plebiscito.

 
G.P.: ¿Continúa escuchando la música vallenata?
N.G.: Claro, me gusta mucho Iván Villazón, Silvestre, Martin Elías, Jorge Oñate y como este año el Festival de la Leyenda Vallenata rinde homenaje a los Hermanos Zuleta, pues nada mejor que escuchar de vez en cuando algunas de sus legendarias canciones.

 
G.P.: Muy amable.
N.G.: Gracias a ti.

Natalia Gnecco.
Natalia Gnecco. Cortesía: Jorge Ramírez

German Posada