Osvaldo Rikard Sánchez. Archivo personal.

Osvaldo Rikard Sánchez, Maestro y Guía de Eleider Alvarez

El nombre de Marc Ramsay muy seguramente ya es familiar en Colombia. Y no es para más. Es el hombre detrás del éxito de Eleider Alvarez, actual campeón mundial de los semi completos de la Organizacion Mundial de Boxeo. En cambio el de Osvaldo Rikard Sánchez, talvez no suena mucho en Montreal en donde Alvarez reside y ha hecho su carrera como boxeador profesional.

Sin embargo y pese a que Osvaldo Rikard Sánchez no es reconocido como afamado entrenador en la escena internacional del boxeo  -su nombre figura impreso casi que obligatoriamente- cada que se habla de la historia del brillante campeón antioqueño.

¿Por qué?   Porque gracias a las enseñanzas y dedicación como maestro que tuvo Sánchez durante la niñez, adolescencia y parte de la juventud de Eleider Alvarez, el campeón descubrió la disciplina, la dedicación y la pasión por el deporte que más tarde lo llevarían a convertirse en toda una personalidad del boxeo mundial.

Aquel primer intercambio de puños, sus primeros guantes, las aburridoras madrugadas, entrenar por primera vez en un gimnasio, sus primeras medallas de oro, sentir la adrenalina de ganar, aprender a manejar su cuerpo y adiestrar sus puños para golpear eficazmente, fueron experiencias únicas y aprendidas que vivió Eleider Alvarez, al lado de su maestro.

Con Osvaldo Rikard Sánchez,  Eleider vivió una etapa de su vida. Juntos recorrieron aquellas calles polvorientas de Turbo. Ambos fueron ganadores. Uno como el maestro y el otro como el discípulo. Luego, como todo en la vida, el alumno pasaría a otra etapa de su vida y llegarían otros guías, pero la sombra de su primer tutor, prevalecerá por siempre, porque con él, Eleider Alvarez conoció el buen camino de la vida. El del hombre recto. El camino que lo conduciría hacia la cumbre del éxito.

 

 

Por: Germán Posada

germanposada77@gmail.com 

 

 

“Turbo ha sido cuna de muchos boxeadores campeones mundiales. Aquí tenemos mucho talento. Pero no tenemos el apoyo de la administración.”

Osvaldo Rikard Sánches. Archivo personal.

 

 

G.P. ¿Hace cuanto está dedicado al boxeo?

O.R. Ya son más de 30 años dedicados al boxeo. Fui boxeador por 20 años representando el municipio de Turbo. Le di cientos de medallas de oro a mi municipio. Después de pagar servicio militar me convertí en boxeador profesional, hice tres peleas, gané dos y perdí una. Luego decidí dedicarme a la preparación general del pre boxeo como técnico y me dediqué a instruir menores de edad.

 

G.P. ¿Cuando conoció a Eleider Alvarez?

O.R. Era un niño que vivía justo al frente de mi casa. Tenía unos 11 años. El no quería estudiar y su mamá me dijo que me lo llevara a practicar. Un día lo invité para que conociera lo que era el boxeo y en frente de mi casa comenzamos a practicar.

 

G.P. ¿Detectó talento en él?

O.R. Vi en el unas condiciones buenas porque le observé que sus manos y sus pies eran grandes. Con esas condiciones los buscan mucho en los Estados Unidos y me dije que podía llegar muy lejos.

Yo le puse los guantes con otro pelao y respondió siendo su primera vez sin miedo. Eso ya decía mucho. Luego comencé a llevármelo para el gimnasio.

 

G.P. ¿Iba a las prácticas sin problema?

O.R. Lo llamaba en las mañanas y era bastante perezoso y a veces ni quería ir pero yo me lo llevaba a regañadientes. Me lo llevaba todos los días. A veces en la mañana y  a veces en la tarde para que él estuviera metido entrenando y no en la calle.

 

G.P. ¿Cómo recuerda la personalidad de Eleider en su juventud?

O.R. Toda la vida dijo que su objetivo era ser campeón mundial. Sacar a su familia adelante. Que quería ser alguien en la vida.  Siempre ha sido un pelado juicioso

 

G.P. ¿Cuando comienza Eleider a apasionarse más por el boxeo?

O.R. Fue muy importante cuando comenzamos a hacer veladas de boxeo a nivel municipal y lo inscribí en la programación para pelear y el ganaba seguido y empezó a cogerle emoción al boxeo. Me parece que esto fue clave en su carrera. Empezó a estar muy atento a las prácticas.

Fuimos a los campeonatos departamentales y ganó medallas de oro en total fueron 8 para el municipio de Turbo. Sin perder.  Un día Coldeportes Antioquia hizo una clasificación para todos los boxeadores de la Región de Urabá para luego internarlos a un entrenamiento especial llamado ALTO RENDIMIENTO en donde estaban los mejores. Yo llevé a 7 y quedaron 5. Entre ellos Eleider.

 

G.P. ¿Considera que la pelea que Eleider perdió en los Olímpicos de Pekín fue una decisión injusta?

O.R. Más que eso, son enseñanzas y experiencias agridulces pero de esto lo más importante es estar listo para prepararse bien para la próxima pelea y sacar el objetivo adelante.

 

G.P. ¿Hasta cuándo entrenó a Eleider?

O.R. Todavía estaba muy joven. Cuando ya comenzó su preparación para el programa de Alto Rendimiento y que luego vinieron Panamericanos y Juegos Olímpicos entraron otra clase de entrenadores, entre ellos Abelardo Parra y el cubano Jesús Martínez.

 

“Siempre les he reforzado a mis discípulos que si alguna vez quedan campeones mundiales que nunca se olviden de donde salieron, con quién se criaron y en donde se hicieron.”

Eleider Alvarez. Crédito Ben Pelosse. Journal de Montreal.

 

G.P. ¿Qué pensó cuando Eleider decidió venirse a Montreal?

O.R. No era fácil para él. Salió prácticamente a la aventura, sin dinero. Se fue por Venezuela acompañado de su amigo el otro boxeador Oscar Rivas y finalmente llegaron a Canadá. Cuando uno tiene algo proyectado va con toda y eso hicieron ellos.

 

G.P. ¿Cómo vivió el momento en el que Eleider se hizo campeón mundial?

O.R. Ese día fue histórico. El alcalde mandó a poner una pantalla gigante bastante costosa que la trajeron de Medellín y la pusieron en la plazoleta y hubo lleno total.

Cuando Eleider nockeó a Kovalev gritábamos, brincábamos y nos abrazábamos unos a otros. Hasta a la corresponsal de Caracol que estaba cubriendo la pelea la invadió toda esta emoción. Fue una alegría inmensa. Hubo un momento en el que pensábamos que iba a perder. Pero sacó casta, verraquera, recordó a su familia. A su madre.

 

G.P. ¿Qué ha representado este título para el boxeo colombiano?

O.R. Es único e histórico para Colombia. Eleider ha sido el primer campeón mundial que ha tenido nuestro país en este peso. Eleider fue elegido deportista del año 2018 y ha sido todo un honor para nuestra región. Recientemente le dije que nos diera la satisfacción de nuevo de ganarle a Kovalev para volver a sentir esa misma alegría cuando quedó campeón mundial.

 

G.P. ¿De qué deberá cuidarse Eleider en su próxima pelea contra Kovalev?

O.R. Hay que cuidarse de las manos de Kovalev a él le gusta meterse adentro incluso cabecear a sus adversarios. Eleider muy técnicamente tiene que utilizar muy bien los cruzados como siempre lo ha hecho,  como le enseñé y no dejar que se le meta adentro.

Una vez su apoderado me preguntó como había hecho para enseñarle a Eleider el boxeo que tenía. Le dije que era alguien muy disciplinado que aprendió a utilizar y a trabajar bastante los rectos de izquierda y los cruzados de derecha. Yo le ponía como  ejemplo a Pambelé.

 

G.P. ¿Qué espera de Eleider en su primera defensa?  

O.R. Yo espero que en esta pelea en un tercero o cuarto asalto Eleider vuelva a ganar por nocaut. Es de suponer que Kovalev se está preparando bien. Eleider debe responder primero por él y luego por su patria. Con esto Eleider va a demostrar que es un campeón de verdad, que no ganó una primera vez por un golpe de suerte como ha estado hablando Kovalev.  Eleider ha tomado esto muy en serio.

Recientemente en un reportaje en Caracol Eleider  declaró que se está preparando el doble para su defensa en comparación a la preparación que tuvo para el título.

 

G.P. ¿Estuvo presente en la preparación de Eleider recientemente en Colombia?

O.R. No. Me han preguntado que porque no estuve en su preparación. No he recibido una invitación de estas pero es comprensible ya que Eleider tiene su grupo de trabajo que está pendiente de él.  Claro que me gustaría haber estado así hubiera sido desde la esquina para sentirme contento y alegre y haber aportado así sea un poquito de mi experiencia.

Debo decir que  Eleider siempre me ha tenido a mí en cuenta en su carrera.

 

G.P. ¿Cómo es Eleider ahora en comparación al Eleider niño que usted conoció?

O.R. Un hombre maduro siempre con la humildad. El dinero no lo es todo. Donde hay humildad hay todo.  Siempre les he reforzado a mis discípulos que si alguna vez quedan campeones mundiales que nunca se olviden de donde salieron, con quién se criaron y en donde se hicieron.

Cuando uno llega a la fama del mundo uno se olvida de sus orígenes y eso no debería así. Por eso yo les refuerzo esto a ellos.

 

G.P. ¿Qué siente haber sido prácticamente la persona que formó a un campeón mundial como Eleider Alvarez?

O.R. Uno se siente contento, alegre, orgulloso. Ellos lo pueden decir. Que más se le puede pedir a mi Dios. Han sido varios. Ilido  Manuel Julio Solar, quién vivió en mi casa y luego siguió su carrera en Cartagena. A Darley Pérez, lo acompañé en los campeonatos nacionales haciéndole “manillas” al igual que Ceiber Avila.

Pero con quién estuve más de lleno fue con Eleider Alvarez. El vino directamente de las manos mías. Uno no tiene palabras para descifrar estas cosas que hoy en día están pasando. Que por mis manos haya pasado un campeón mundial como Eleider Alvarez es de mucha satisfacción.

 

G.P. ¿Vienen futuros campeones de mundo colombianos?

O.R. Eleider ya es un ídolo y muchos quieren ser como él. Lamentablemente en Turbo no tenemos un gimnasio especial de boxeo. Necesitamos un gimnasio para que nuestro boxeo comience de nuevo. Ojalá Eleider algún día nos pueda ayudar con esto. Turbo ha sido cuna de muchos boxeadores campeones mundiales. Por mis manos han pasado varios de ellos.

A mí el año pasado no me nombraron para trabajar. Trabajé porque Eleider habló con el gobernador de Antioquia y gracias a esto pude trabajar. Eleider ha sido claro con los gobernantes de que su pueblo necesita mucho.

Aquí tenemos mucho talento. Hay un niño que yo lo apodo “Mike Tyson” y tiene muchas cualidades pero con la irregularidad para trabajar es muy difícil ayudarles a estos muchachos. En el Inder quieren que uno trabaje parte del año gratis y eso no puede ser así. Recientemente en un campeonato no sacaron una sola medalla de oro. No tenemos el apoyo de la administración.

 

“Lamentablemente en Turbo no tenemos un gimnasio especial de boxeo. Necesitamos un gimnasio para que nuestro boxeo comience de nuevo.”

Osvaldo Rikard Sánchez. Archivo personal.