Adonis Stevenson y Eleider Alvarez.
Adonis Stevenson y Eleider Alvarez.

La pelea que nunca veremos

Por Germán Posada

Germanposada77@gmail.com

 

 

El mundo del boxeo está en “shock” por los recientes hechos ocurridos en la pelea que protagonizaron por título mundial semi pesado del Consejo Mundial de Boxeo WBC) el boxeador haitiano y nacionalizado canadiense, Adonis Stevenson, contra el ucraniano  Oleksandr Gvozdyk.

 

El pasado 1 de diciembre en el Centro Videotrón de la ciudad de Quebéc, hasta el décimo asalto de la pelea, Adonis Stevenson, conservaba su cinturón por decisión unificada de los jueces. Pero todo cambió cuando en el undécimo asalto el ucraniano le propinó una inusitada paliza de la cual no pudo reponerse el campeón al punto de ser hospitalizado e inducido a un coma artificial del cual hasta la fecha continúa bajo cuidados intensivos.

 

En realidad nada se le dio a Stevenson. Perdió su título saliendo muy mal librado del cuadrilátero y su pelea en la que defendía su título por décima vez no fue presentada como la atracción de la noche. Los organizadores se inclinaron más por la pelea por título mundial súper mediano IBF, que también estaba programada para esa fecha, entre la boxeadora local, Marie-Ève Dicaire y Chris Namus.

 

Pero algunos se preguntarán que tiene que ver Adonis Stevenson con Eleider Álvarez. Pues bastante. En Contexto, Adonis Stevenson se hizo campeón del mundo cuando le ganó con un soberbio K.O. a Chad Dawson el 8 de junio de 2013 en el Centre Bell de Montreal. Tan sólo habían pasado 76 segundos del primer round cuando sorprendió al americano. Su triunfo le mereció ser catalogado por la Revista Ring Magazine como el boxeador del año.

 

A partir de esa pelea vendrían diez defensas. La última, la del sábado con Oleksandr Gvozdyk.

 

Sin una técnica depurada y más por la contundencia en la pegada con su brazo izquierdo, Stevenson logró dominar a sus adversarios, la gran mayoría de ellos considerados por expertos y fanáticos, boxeadores de segunda línea. Llegó a estar inactivo por espacios largos de más de un año y nunca concedió peleas a boxeadores de élite, algunos de ellos, los ex campeones Sergey Kovalev y Jean Pascal.

 

En los periodos en los cuales permaneció inactivo no fue castigado con autoridad por la WBC para ser despojado de su cinturón y menos obligado a aceptar pelear con Eleider Alvarez, su aspirante obligatorio número 1. Desde 2015 cuando el colombiano se convirtió en su retador obligatorio, Stevenson siempre tuvo evasivas para este combate argumentando que no era lo suficientemente bien remunerado para él.

 

Esta situación generó mucho descontento a nivel local (Montreal) y traspasó fronteras ganándose fama de no ser un verdadero campeón.

 

Mientras Stevenson se definía si aceptaba pelear con Álvarez, este tuvo que exponer su posición de aspirante obligatorio varias veces, dos de ellas con los ex campeones Lucian Bute y Jean Pacal, en todas salió victorioso. Cansado de esta situación, Álvarez prefirió renunciar a su status de aspirante obligatorio y aceptó la oportunidad que le brindó el equipo del boxeador ruso, Sergey Kovalev por el título mundial WBO, el cual ganó con creces el pasado 4 de agosto en Atlantic City.

 

Quizás de haber ganado Stevenson contra  Oleksandr Gvozdyk, se podría haber pensado que finalmente esta pelea entre los dos, un día habría tenido una fecha en la que unificarían sus títulos y determinaría así, quién era quién.

 

Atrás han quedado más historias sin contar. Más líneas para escribir sobre Adonis Stevenson que ahora lucha por el combate más fuerte de su vida.

 

Es claro.  Si Dios le ofrece un chance más de vida, ya no será para fajarse en un cuadrilátero. Ya no peleará más y el combate contra Eleider Álvarez, no será más que una simple ilusión.

 

P.S. Adonis Stevenson también tiene una familia que lo quiere y lo necesita vivo. ¡Buena recuperación!