Juana Plata. Foto Archivo Personal.
Juana Plata. Foto Archivo Personal.

Juana Plata: “Lo importante de una voz es que conecte”

Juana Plata nació y vivió en Colombia pero hace más de 20 años que inmigró a los Estados Unidos. En este país se hizo profesional y dentro de sus experiencias laborales los medios de comunicación han estado presentes en su vida.

En Colombia desde muy niña se paseaba por estaciones de radio y jugaba a ser locutora. Antes de partir de Colombia comenzó a estudiar Comunicación Social y ya radicada en Estados Unidos se graduó como Administradora de Empresas. En este país llegó a ser presentadora y productora de Univisión y hace cinco años viene desarrollando vertiginosamente su carrera en el mundo de la locución comercial en inglés como en español.

El año pasado estuvo nominada en una categoría de los premios SOVAS, un evento que premia lo más selecto de las voces comerciales en los Estados Unidos, es prácticamente el equivalente a los Premios Oscar de la Locución.  Este año regresa nominada en cuatro categorías en español y su ilusión más grande es ganar el próximo 18 de noviembre en la categoría de –Mejor Demo para Promos de Televisión– en la que es la única mujer que participa entre cuatro hombres.

Juana Plata se siente muy feliz con lo que está pasando en su vida profesional. Agradece el hecho de un día haber tomado la decisión de hacerle caso a su padre de explorar en la locución comercial, actividad  que actualmente le está dando el reconocimiento como una colombiana destacada en el exterior.

 

 

 

Por:  Germán Posada

Germanposada77@mail.com

 

 

 

G.P.: ¿Desde hace cuanto se dedica al ejercicio de la locución?

J.P.: Comencé oficialmente el 7 de agosto de 2013. Decidí tomar el toro por los cuernos y hacerle caso a mi padre quién durante muchos años me insistía que me dedicara a la locución.

 

G.P.: ¿Su enfoque hacia la locución fue un gusto personal ó que tanta incidencia ha tenido en su carrera su padre Armando Plata Camacho  leyenda de la locución colombiana?

J.P.: En realidad la carrera de mi papá no ha tenido mucha incidencia. Yo creo que todos somos dueños de nuestro destino y cada quien tiene sus talentos que vienen desde el momento en el que se nace. Lo que si de pronto pudo haber incidido un poco y que para mí es más normal que para otras personas que no han estado familiarizadas con el medio, fue el hecho de haber  tenido esa posibilidad de crecer frente a las cámaras o detrás de ellas. En si mi papá no incidió en mi carrera pero si me dio la facilidad de conocer el medio, de saber cómo funcionan las cosas y de darme cuenta que era algo que iba por mis venas y que se convirtió en mi pasión.

 

 

G.P.: ¿Y por qué se demoró tanto para hacerle caso a su papá?

J.P.: Porque creo que como buena hija de todo padre siempre hacemos todo lo contrario de lo que nos dicen. Creo que es una misión en nuestras vidas como hijos de tener un poco de rebeldía en cualquier momento. Quizás muchos la tenemos un poco más de lo que deberíamos y pues obviamente entre más nos insisten nuestros padres en que hagamos algo, más giramos para el otro lado. El me insistió mucho tiempo para que me dedicara a la locución ya que él siempre ha considerado que tengo el talento, la voz y la familiaridad con los medios. Pero sólo fue hasta hace cinco años que tomé la decisión.

 

G.P.: ¿Por qué la figura del recordado empresario de radio Germán Tobón Martínez (q.e.p.d.) ha influenciado de manera significativa en su carrera en los medios?

J.P.: “El Mono” que fue mi tío político y que ojalá viviera para que lograra sentir orgullo de toda la carrera que he desarrollado fue fundamental para mí. Era el gerente general de Todelar en Bogotá, entonces crecí entre estaciones de radio, cables, operarios, locutores, grandes figuras del micrófono como Gonzalo Ayala, incluso mi padre que también trabajó en Todelar. Desde pequeña jugaba con mi primo Germán Tobón Jr en el radio guía de la Cadena Todelar. Jugábamos a las trasmisiones de ciclismo y fútbol. Germán Tobón Martínez era un hombre con una visión de radio muy  grande y de negocios. Su aporte e influencia de  en mi vida y en mi carrera van muy de cerca.

 

G.P.: Es una mujer de éxito en los Estados Unidos. ¿Considera que en usted se aplica ese conocido refrán que dice “nadie es profeta en su tierra”?

J.P.: Yo creo que si porque sorprendentemente he intentado varias veces tocar puertas en el mercado colombiano y las cosas no se han dado. No sé si sea diferente el estilo o la forma como se maneja, pero en mi caso creo que si se da.

No lo niego. Ha sido una carrera corta pero llena de muchas satisfacciones y en especial todo lo que me falta. Considero que apenas estoy comenzando en la locución.

En los medios de comunicación llevo mucho más tiempo. Conocer el medio me dio la facilidad de poder trabajar en televisión como productora y presentadora. Pero cuando tomé le decisión de entrar en la locución ya traía un poco el conocimiento de lo que necesitan o requieren los productores. Esta experiencia me ha servido para tener éxito.

 

G.P.: ¿Le gustaría participar en algún programa de radio en Colombia?

J.P.: Por supuesto que me encantaría. Sobre todo desde el punto de vista de los latinos en los Estados Unidos. Algunas veces escucho algunas estaciones de radio colombianas. Blu Radio la he sintonizado en las mañanas hasta las 2 de la tarde cuando mi horario me lo permite y me encantaría contribuir porque creo que abre un poco la perspectiva tan local, tan colombiana. Sería delicioso internacionalizarnos en un mundo global.

 

G.P.: Según su opinión las oportunidades en los medios en Colombia son más para reinas, modelos y la “rosca”. ¿Ese fenómeno del que siempre se ha hablado en nuestro país, no aplica en los Estados Unidos?

J.P.: Es cierto. En Colombia si se es reina de belleza es un trampolín para los medios de comunicación. Primero se tiene en cuenta la belleza y el físico de la persona antes que la calidad o el talento que pueda tener. Sin embargo hay niñas muy bonitas como Linda Palma, absolutamente preciosa y con mucho talento e inteligente. Creo incluso que no tiene ningún impedimento para que brille en un escenario en el exterior.

En Estados Unidos es un poco diferente. Aquí tenemos la oportunidad de mostrar de que estamos hechos. Aquí la rosca no vale. En Estados Unidos tu puedes ser muy amigo de la gente que conoces pero si no tienes como demostrar lo que el cliente está pidiendo  o lo que el productor está buscando simplemente no funciona.

 

 

G.P.: En la industria de la locución muchos coinciden en que nuestro acento en español es el más neutro de América Latina y por eso el éxito de numerosos locutores colombianos en el exterior. Me parece que usted difiere un poco en esto. ¿Me equivoco?

J.P.: Te equivocas y no te equivocas. El acento colombiano es un poco suave y es mucho más suave que en algunos países. Sin embargo el estilo de locución que tenemos en Colombia tiene un “cantado” que para Colombia no se nota o no se siente porque la gente está inmersa en ese cantadito todo el tiempo pero que cuando sales al exterior si se siente y muy fuerte. Al igual que el costarricense son muy suaves pero hay que trabajar para neutralizarlo. Ahora, neutralizar no es “mejicanizar” el acento. Haríamos muy mal en tratar nosotros de imitar el acento de los artistas mejicanos porque es el acento de su país.

La idea es eliminar el acento. Que cuando la gente escuche se pregunte de donde es el locutor y no que se le identifique inmediatamente su nacionalidad.  Yo personalmente he escuchado algunas series en Netflix que son dobladas en Colombia y para mi oído se nota la diferencia entre un artista mexicano y uno colombiano.

Ahora, nosotros tenemos la ligereza de hacer un juicio como espectadores u oyentes pero tampoco sabemos que es lo que están exigiendo los productores o la casa de doblaje. Son muchos factores que están detrás del doblaje. En Colombia se están haciendo cosas muy buenas y  México, es México, eso es todo lo que puedo decir. Los artistas, la calidad, la industria detrás del doblaje, es un monstruo que apenas en Colombia estamos empezando a descubrir.

 

G.P.: Nominada a cuatro premios SOVAS ¿Cuántos le gustaría ganar? ¿En cuál nominación tiene confianza de poder ganar?

J.P.: ¡Ay Dios mío! ¡Quisiera ganarlos todos! Pero soy consciente del talento de los nominados que es inmenso. Hay gente que jamás en mi vida me hubiera imaginado llegar a compartir el mismo nombre en una nominación. Puedo decirte que en el que más me gustaría ganar porque soy la única mujer nominada es en la categoría de Mejor Demo para Promos de Televisión. Estoy nominada con el señor Raúl Trujillo Trujo, locutor mexicano. Con el fantástico Alfonso Lugo, joven talento mexicano radicado en Los Ángeles. Roberto Martínez de Venezuela, quien ha sido voz de Telemundo y el peruano Rubén  Raffo quién tiene una voz en mi humilde opinión “súper fresca” y de las mejores voces de hombres que existen en este momento a nivel comercial y de narraciones en español.

Si se da uno bien, si se dan dos perfecto, si se dan tres lo dudo y si se dan cuatro, pues ya sería pedir mucho. Jajaja.

 

“Yo no me canso de decirlo y cada vez que me lo preguntan lo repito siempre. Ser locutor no es solamente tener una buena voz, es saberla utilizar y tener el entrenamiento que requiere un profesional”.

Juana Plata. Archivo personal.

 

G.P.: ¿A qué cree que se debe este éxito en tan corto tiempo?

J.P.: Yo diría que el éxito todavía no lo he alcanzado. Todavía me falta mucho para llegar a ser una locutora exitosa como una Rona Fletcher una Martha Escobar ó una Sylvia Villagrán locutora por excelencia en Los Angeles, y que llevan muchos años ejerciendo. Voy creciendo porque traigo mucho conocimiento de la industria. Definitivamente hay que prepararse. La locución no es simplemente tener una voz bonita y pensar que se lee bonito. Creo que todos los que tenemos la fortuna de saber leer lo hacemos, pero interpretar  un texto, entenderlo, explorar cuáles son sus habilidades, los tonos, las entonaciones, va mucho más allá.

De manera que le agradezco por sus palabras pero aún me falta para llegar a ese éxito. Considero que entiendo cómo funciona la industria y esto es algo muy importante y que hay que saberse vender como producto. Los locutores somos artistas y como artistas se nos olvida que estamos en un negocio y para poder sobresalir en él, tenemos que entender cómo funciona.

 

G.P.: El número de nominaciones colombianas en estos importantes premios viene aumentando desde el año pasado. ¿Indiscutible entonces la calidad de las voces colombianas?

J.P.: En la industria norteamericana el decir que es un locutor (a) de Colombia le da al productor esa sensación de que es el español más neutro. A nuestro acento español se le considera como el más internacional.

Creo que a raíz del triunfo de Adriana Serna el año pasado y en el cual yo también estuve nominada en la categoría de mejor narración se regó la voz y pienso que mis compatriotas colombianos han estado sometiendo más trabajos que otros locutores de otras nacionalidades. Eso no quita el mérito a su trabajo porque el mismo gremio reconoce la calidad de los participantes y es de reconocer que este año hubo una gran representación colombiana. Creo que las voces son hermosas sin importar cuál sea su nacionalidad.

Lo importante de una voz es que conecte. Porque puedes tener una voz muy linda pero si no tienes como conectar con tu público, pues simplemente se queda una voz linda.

 

G.P.: Imagínese que el día de la premiación usted gane. ¿Podría figurarse cómo sería ese momento?

J.P.: ¡Ojalá y así sea! Me voltearé y abrazaré a mi esposo si se encuentra conmigo. También a mis amigos. Bajaré, agradeceré el premio y a los organizadores, a los jueces que consideraron que mi trabajo merecía un reconocimiento, a los otros nominados, a mis mentores, por ejemplo Many Herrera, a Rona Fletcher, en quién quisiera reencarnar en mi próxima vida así sea en una de sus pestañas, es una profesional espectacular.

A Santiago Duarte quien me dio muy gentilmente clases durante cuatro meses seguidos todos los viernes durante una hora para que yo entendiera exactamente lo que llevaba a hacer los promos en televisión.

A Marta Escobar con quien estoy tomando talleres y que me ha llegado a lo más profundo de mí ser que no es fácil porque soy una mujer que tiene una coraza muy fuerte. En uno de sus talleres en unas cuantas horas –me pelo toda la cebolla y me dejó llegar al centro de la misma– permitiéndome reconstruir mis valores, mis sentimientos, mis actitudes para seguir adelante en esta carrera.

Por supuesto a  Simone Fojgiel, locutora uruguaya quién no tiene contactos en el mundo del espectáculo y dicta clases en Miami, a mis colegas, a mi madre que me dio la voz y que también me sirvió de inspiración porque ella fue locutora durante mucho tiempo en Sonorama Stereo en 88.9. A mi padre porque es mi padre y lo quiero y es una figura que mal o bien abre puertas cuando descubren el apellido Plata.

Y ante todo mi esposo que ha sido el apoyo más grande que he tenido en mi vida. Un hombre que jamás me ha cortado las alas, que siempre me ha dejado volar y que siempre me pide que vuele más alto. Y a mi hija.

 

G.P.: Su papá sigue muy activo en la locución. Realiza GLOBAL HITS graba comerciales, concede entrevistas y asiste a seminarios. ¿Es cómo un súper papá?

J.P.: El es un “súper profesional”. Un hombre que a sus casi 70 años sigue activo, sigue entrenando, tomando clases, sigue mejorando, entiende de tecnología, no se quedó en la época de antaño. No se quedó pensando en aquellas épocas doradas. En ese cuando éramos. Vive en el momento. Y eso es algo que cuando tú dices que soy exitosa y a lo cual yo te respondo que no lo soy, espero llegar a mis 70 años y ser como mi padre. Una persona que está actualizada, al día, que se siente joven tanto de corazón como de espíritu. Que está siempre a la vanguardia de la industria. Esto es algo muy grande.

 

G.P.: En su momento a su papá no se le dieron las cosas para trabajar en Univisión. Usted pasó por allí pero tampoco fueron las mejores condiciones. ¿Cómo percibe estas experiencias en sus vidas?

J.P.: Yo soy una persona de mucha fé. No soy religiosa. Dentro de mis creencias y de mi filosofía de vida creo que todos tenemos un plan. En el plan de vida de mi padre no estaba que él estuviera en Univisión porque así lo quiso el destino. Yo estuve en Univisión como presentadora de un programa local y como presentadora de noticias y además de productora, aprendí montones, cosas muy positivas, algunas no tanto pero que también dejaron lecciones.

Me hubiera gustado que mi papá hubiera podido cumplir su sueño pero creo que él llegó un poco más lejos que Univisión. El pudo crear su compañía, pudo hacer de Armando Plata Productions una marca de su voz reconocida en los Estados Unidos y a nivel internacional. Creo que es simplemente el destino de cada uno.

 

G.P.: ¿Cuáles son algunas de las voces tanto masculinas cómo femeninas de Colombia cómo del exterior por las que sienta gran admiración?

J.P.: Yo salí hace más de dos décadas de Colombia. Para mí un referente de la locución por el tono de la voz, la elegancia y la articulación y que siempre la recuerdo fue Judith Sarmiento Hasta el día de hoy considero que ha sido la mejor locutora que Colombia ha dado hasta el día de hoy. Puedo hablar en la actualidad de Adriana Serna a quien considero es la reina de los comerciales en Colombia. Camila Peroni y definitivamente no puedo dejar de lado a mi hermana Catalina  quien tiene una voz muy linda.

Otto Greiffenstein es una referencia en cuanto a la elegancia, a la dicción, educación y cultura que debe tener todo locutor. Tristemente desde que quitaron la licencia de locución es muy poco lo que se ve con estas características.

De los actuales me gustan Diego Giraldo, Didier Rojas, Oscar “Okar” Gómez que hace unas narraciones hermosísimas, Gonzalo Rojas con una voz absurdamente hermosa, todo un caballero de la locución y una de las voces masculinas más hermosas que tiene Colombia.

Del exterior mencionaría a Christian Lantz, un mexicano americano, hace doblajes para Disney y narraciones en inglés y español.  Sebastián Llapur, argentino radicado en México, es el único argentino que ha podido entrar al mercado mexicano, muy talentoso, versátil y con una voz fantástica que enamora hasta un sordo.

 

G.P.: ¿Quién le recomendó tomar miel orgánica para el cuidado de su voz?

J.P.: Fue mi papá y me ha servido mucho. Es preferible que sea del área en donde uno vive. Cuando estaba comenzando que no tenía mucho entrenamiento se me fatigaban muy fácilmente mis cuerdas vocales. Tomar miel orgánica me ha ayudado para suavizar y sanar las cuerdas vocales. La uso con un poco de jengibre y limón. Mis agradecimientos totales a mi papá.

 

G.P.: ¿Su recomendación para quienes sueñan con ser locutores?

J.P.: En este momento existe como un “boom” de la locución en Colombia. Hace algunos años muchos querían ser modelos y ahora muchos quieren ser locutores. Eso está bien. Para todos hay y el mercado es muy grande. Pero hay algo que es esencial y que de verdad no es solo para las personas que están comenzando si no para quienes están establecidas que es el entrenamiento.

Yo no me canso de decirlo y cada vez que me lo preguntan lo repito siempre. No es solamente tener una buena voz, es saberla utilizar y tener el entrenamiento que requiere un profesional.

Hago la siguiente comparación. Hay muchos médicos, y todo medico debe pasar por un entrenamiento, antes de poder atender un paciente, ¿Por qué un locutor no? ¿Por qué un médico que es un profesional tiene que pasar por un año rural y residencias para poder ejercer su profesión? Los locutores también tenemos una responsabilidad y es que tenemos un micrófono con el cual vamos a vender un producto pero hay que saber venderlo sin venderlo.

Yo recomiendo a todas las personas que se dedican al arte de la locución en cualquier lugar del mundo y que lean esta entrevista que tomen por lo menos una clase y preferiblemente con la señora Marta Escobar, porque ella es en México un gran referente. Ella cambia vidas no porque te diga exactamente cómo hacer las cosas si no que te permite que tú confíes en el locutor que está en tu interior y que crees esa marca personal y esa cosa tan única que te hace que seas un producto que te diferencie de los demás.

Si quieres ser del montón entonces agarra un micrófono y empieza a locutar. Pero si quieres ser realmente un locutor de éxito para ahora y para el futuro busca entrenamiento con Marta Escobar.

 

G.P.: Éxitos y muchas gracias.

J.P.: Muchas gracias a ti. Y recuerden que el éxito es ser feliz.

 

“Los artistas, la calidad, la industria detrás del doblaje, es un monstruo que apenas en Colombia estamos empezando a descubrir”.  

Juana Plata. Foto Archivo Personal.

 

Juana Plata comenzó estudios en Comunicación Social en la Universidad Javeriana y Administración de Empresas en Kennesaw State University con doble especialización: Mercadeo para la Industria del Entretenimiento y Alta Gerencia.

Algunas de sus formaciones en locución han sido con Santiago Duarte (voz de Warner Chanel Latinoamérica y Telemundo USA), Martha Escobar (Narración, Naturalidad y Manejo de Intensiones), Joyce Catellanos (Taller de narración en inglés) y Gabrielle Nistico (Promos e Imaging en inglés).