Oscar Rivas.
Oscar Rivas.

Oscar Rivas y su sueño de ser campeón mundial

Por Germán Posada

Germanposada77@gmail.com

 

 

 

La historia del  boxeo colombiano está repleta de grandes figuras que otrora hicieron el deleite en los seguidores de este deporte en nuestro país.

Al gran Antonio Cervantes “Kid Pambelé”, le debemos el haber abierto las puertas para un primer título mundial de boxeo en 1972. Luego le seguirían un medio centenar de pugilistas que abrazarían diversos títulos mundiales, algunos de alta recordación como Rodrigo “Rocky Valdez, Miguel “Happy” Lora, Fidel Bassa y Jorge Julio Rocha, entre otros.

Es importante resaltar que los campeones que ha tenido Colombia han reinado en categorías muy por debajo de las tallas colosales. Quizás los más cercanos que habían logrado títulos mundiales en el reino de los mastodontes fueron Alejandro Berrío y Fulgencio Zúñiga en la categoría supermediano y se recuerda muy especialmente a los legendarios Bernardo Mercado y Luis Alberto “Pulgarcito” González, quienes intentaron en los superpesados, pero sin lograr abrazar títulos mundiales.

Pero la historia cambió. El pasado 4 de agosto en la ciudad de Atlantic City, el antioqueño Eleider Alvarez se coronó campeón mundial de los semipesados al derrotar al ruso Sergey Kovalev. Una historia jamás contada en Colombia  y la cuál esperamos sea para largo.

Muy cercano a Eleider Alvarez, se encuentra el boxeador caleño Oscar Rivas, quién está buscando la dicha de darle a Colombia el primer cinturón mundial de los superpesados.

La historia de estos dos boxeadores es muy cercana. Ambos llegaron a Montreal en 2009 después de haber participado en los olímpicos de Pekín en 2008 y desde ese entonces han desarrollado una laboriosa y exitosa carrera como profesionales en esta ciudad.

A Oscar le sobran las ganas de estar en un ring y cuando ha peleado ha demostrado que está para grandes cosas. Sus 24 victorias, cero derrotas y 17 nocauts lo clasifican estratégicamente para que cada vez más su camino se dirija hacia una pelea que lo impulse a su gran sueño de ser campeón del mundo.

Pero no todo ha sido “color de rosa” para este corpulento boxeador caleño que le ha tocado también soportar  las mieles amargas en el deporte de las “narices chatas”.  En el 2013 durante un entrenamiento sufrió el rompimiento de la retina de su ojo derecho razón por la cual debió tomarse una pausa obligada de nueve meses alejado de los cuadriláteros.

Luego de su recuperación y regresar a la acción con peleas exitosas ha tenido que lidiar con el bloqueo por parte de la Comisión Atlética de California para que no pueda pelear en suelo estadounidense debido a su lesión ocular.

Pero siempre con una actitud positiva y mientras su equipo de trabajo ha tratado de remediar la situación, Oscar no se ha quedado inactivo y entre algunas peleas realizadas en territorio canadiense, en el 2017 viajó a Francia para enfrentarse al español Gabriel Enguema a quien venció por decisión.

Cuando Oscar entra al ring quiere “arrancar cabezas” y sus 17 nocauts de sus 24 peleas certifican su excelente nivel, pero en los dos últimos años factores que han jugado en contra de su salud le han mermado su notoriedad a la cual ya estamos acostumbrados de ver terminadas sus peleas por la vía rápida.

Su última pelea en el mes de mayo de este año en donde Oscar se enfrentó al belga Herve Hubeaux en la ciudad de Toronto,  la cual servía de antesala a la pelea por título mundial entre Adonis Stevenson y Badou Jack, era una excelente vitrina para sus propósitos pero no pudo mostrar todo su potencial a causa de una lesión que sufrió en su biceps derecho, obligándolo a pelear los diez asaltos e imponiéndose por decisión unificada.

Pese a las adversidades Oscar siempre se le ve alegre y motivado para seguir luchando  y hacer realidad su sueño.

Lejos de su adorada Cali, Oscar Rivas tiene la fe intacta que como a su hermano de vida, Eleider Álvarez, a él también le llegara su oportunidad  de ser el primer campeón mundial colombiano en la categoría reina de los superpesados y por la que un día salió en su búsqueda fuera del país.

Oscar, también creemos en ti y sabemos que tu día de júbilo llegará, porque tienes el talento suficiente para ser parte de ese selecto grupo de boxeadores que con sus puños han dejado huella y colocado en lo más alto la historia boxística de Colombia en el mundo.

¡Sigue adelante!