Bernardo Tobón Martínez.
Bernardo Tobón Martínez.

Bernardo Tobón Martínez: “Quiero volver a recuperar el prestigio y la marca de Todelar”:

Algunos nombres poco necesitan presentación. Uno de ellos es Bernardo Tobón Martínez, hijo célebre de una de las figuras más prominentes en la historia de la radiodifusión colombiana, el eminente Bernardo Tobón de la Roche, fundador del emblemático Circuito Todelar.

Bernardo Tobón Martínez es el único sobreviviente de aquel grandioso equipo familiar que logró éxitos fabulosos y que contribuyó con creces al desarrollo y a la evolución de fructíferas épocas en las que la radio en Colombia eran símbolo de credibilidad, seriedad y buena compañía.

Los avatares de la vida han hecho que aquellos que aportaron con trabajo, tesón, dedicación y talento a darle prestigio a esta memorable Cadena Radial, quedaran relegados sin explicación lógica a estar ausentes de aquel hogar que edificaron y al que Bernardo Tobón Martínez, añora volver a entrar.

“Benny”, como lo llaman sus amigos, se abre de corazón en esta entrevista y deja brotar aquellas palabras que salen desde lo más íntimo de su ser, para hablar de lo que ha sido su más grande pasión en su vida. La radio.

 

 

 

Por: Germán Posada

germanposada77@gmail.com

 

 

 

G.P.: ¿Qué representó su padre Bernardo Tobón de La Roche para la radio colombiana?

B.T.: Sin lugar a dudas pienso que es la persona más importante que ha tenido la radiodifusión colombiana en toda su historia. Fue una persona que partió de menos cero con el soporte de mi abuela en el año 52 donde nació “La Voz de Cali” y El Circuito Todelar. Ahí empezó el trabajo arduo, dedicado y genial de mi padre en compañía de sus hermanos Jaime y Jairo y posteriormente la de mi hermano y la mía y así yo pienso que conformamos la compañía radial más importante de una familia colombiana  que yo pienso ha existido en la historia de la radiodifusión colombiana.

 

G.P.:¿Cuál es el origen del apellido de La Roche?

B.T.: Mi bisabuelo francés Josephum Joaquín de la Roche, llegó a Rionegro Antioquia, allí se instaló y nacieron mi abuela y mi padre.

 

G.P.: Manizales, Bogotá,  Cali, Medellín.  ¿Cuál considera la ciudad de su alma?

B.T.: Sinceramente me queda muy difícil. Cali porque me crié, estudié e hice mis primeros pinitos de locutor y ejecutivo. Trabajando en Cali fui grabador, programador y control de sonido y después de mucho tiempo de estar al lado de mi padre viéndolo trabajar me nombró como gerente de las emisoras Todelar en Bogotá que eran “La Voz de Bogotá”, “Radio Tequendama” y “Emisoras Monserrate” y así muy joven comencé mi carrera radial teniendo igualmente la oportunidad de ingresar al futbol colombiano a través de Don Alex Gorayeb y ser su representante en la Dimayor. Así alternaba el fútbol y la radio lo que me ayudó para conocer muchas personalidades tanto nacionales como internacionales. Luego regresé a Cali para dirigir la gerencia de las cinco emisoras con bastante éxito. Después vine a Medellín fugazmente a gestionar la consolidación de unas emisoras y por petición de mi padre me quedé en esta ciudad para después retirarme de la compañía e irme de gerente regional en la Costa. Estas cuatro ciudades han sido muy importantes en mi carrera en los medios. Pero puedo concluir diciendo que Cali es la ciudad que más quiero y siento por la cantidad de años que viví de mi juventud.

 

G.P.:¿Qué se siente ser uno de los hijos del reconocido pionero de la radio colombiana Bernardo Tobón de la Roche?

B.T.: Un orgullo demasiado grande a pesar de que hubo una época muy dura y muy difícil en la familia ya que mi papá tuvo unos cambios muy fuertes con las familias Tobón de La Roche y Tobón Martínez, y que nadie se explica. Mis hermanos, mi tío Jairo y yo nos retiramos de la empresa y mi padre con su segunda esposa que era su secretaria quedaron en la dirección de la compañía y toda relación se rompió hasta la actualidad en que todavía las demandas de sucesión y otras que están en proceso que esperamos  salgan con un fallo por supuesto a favor nuestro. Esta es una situación que personalmente yo no lo hubiera querido pero las circunstancias me llevaron a hacerlo.

 

G.P.:¿Qué vió en usted su papá que lo persuadió de no estudiar Derecho y más bien dedicarse a la radio?

B.T.: Resulta que mi madre murió muy joven. Por problemas conyugales mi padre se retiró de nosotros y yo terminé el bachillerato justo en el año en el que ella falleció, en el 65. En un restaurante en Cali festejando mi grado de bachillerato y al cual mi padre asistió, me preguntó que quería hacer a lo que le respondí que me gustaba el Derecho. Muy amablemente, a su estilo, me dijo que mi futuro estaba en la empresa familiar y que no tenía a mucha gente que le colaborara en la parte administrativa, además que me daba todo su apoyo moral y económico. Yo ya había comenzado a tener un poco de experiencia en la radio y quise seguir probando. Recuerdo que el  1 de agosto de 1965 llegué a las oficinas de Cali muy elegante y mi papá me hizo cambiar y me mandó a la discoteca a hacerle el inventario musical que tenía. Con ira me fui a hacer el trabajo encomendado y que terminé en el trascurso de unos cinco meses y alternando mis labores con locutores y experiencias técnicas me fui entusiasmando mucho con la radio. Cuando terminé mi papá me invitó a su oficina para que aprendiera de su trabajo y cumplidos cinco meses el dispuso que yo ya estaba listo para irme a Bogotá a gerenciar y así con el tiempo fuí partícipe del el éxito radial y glorioso de los años 60s y los años dos mil teniendo la fortuna de haber sido amigo, compañero y jefe de las grandes figuras de la historia de la radiodifusión colombiana.

 

G.P.:¿De qué se trataba su programa “Traganiquels Musical”?

B.T.: Era un programa de música americana que se transmitía los domingos por “Radio Musical”. Tuvo mucha sintonía y una audiencia muy estilizada y selecta que duró mucho tiempo. Luego mi papá quería que la empresa creciera más en la parte económica porque aunque teníamos mucha audiencia no facturaba nuestros objetivos esperados. Se hizo entonces un cambio de programación lo que generó cierto revuelo de la audiencia en Cali porque no tenían música que escoger y esto nos llevó a reestructurar la programación musical  en las emisoras con otros géneros musicales y el progreso económico en “Radio Musical” se notó muy rápidamente. Luego en Bogotá hice un programa deportivo de televisión con Carlos Alberto Rueda que se hacía antes del programa “Yo y Tú”. Recuerdo que mi tío Jairo no era partidario de que yo estuviera en futbol y en televisión y que me dedicara exclusivamente a la radio. Algún día mi papá me llamó la atención para que me dedicara completamente a la radio de lo cual no me arrepiento un solo instante y la cuál me hace mucha falta en este momento.

 

G.P.:¿Cuál es la historia de su apodo “Benny”?

B.T.: Por Benny Moré. Una vez en Cali lo llevé a Radio Todelar. Departiendo con el periodista José Pardo Llada que eran amigos, el mismo Benny Moré me llamó “El Benny” y un día Pardo en su columna “Jueves de Mirador” se refirió a mí como Bernardo “Benny” Tobón y así me quedé.

 

G.P.:¿Qué le aprendió a su hermano Germán?

B.T.: La ventaja que nosotros tuvimos y por lo cual logramos tanto éxito en la radio de Colombia era que todos teníamos un talento innato para las diferente áreas de la radio. Mi hermano Germán era una persona muy dedicada a la programación y a la técnica al igual que Jairo. Jaime mi tío que era el locutor deportivo, mi papá que era el cerebro y yo que manejaba las relaciones públicas y los contactos importantes de la compañía. Todos aportamos un granito de arena al engrandecimiento de esta gran compañía radial colombiana.

 

“Todos teníamos un talento innato para las diferente áreas de la radio”.

De izq a der: Bernardo Tobón Martínez, Bernardo Tobón de la Roche, Germán Tobón Martínez.

 

G.P.: El periodista Oscar Restrepo opina que su capacidad en materia radial de alguna manera fue desperdiciada infortunadamente por diferencias con su padre. ¿Qué opina al respecto?

B.T.: Eso es cierto. Mi hermano Germán y yo fuimos muy confidentes como hermanos y como profesionales y yo le manifestaba tanto a él como a los otros miembros de la familia que lo que yo quería era el sillín de Todelar y reemplazar a mi papá en vida pero obviamente mi interés no era que deseara la muerte de mi papá. Efectivamente me preparé y fue ahí cuando vino el gran problema y los cambios inexplicables en mi padre con toda la familia de La Roche y Tobón Martínez. Han pasado veinte años de diferencias y cinco de la muerte de mi papá y seguiremos desconcertados de tantos hechos y decisiones descomunales por parte de mi padre que me causan tristeza e indignación. Hasta llegar al punto de que cuando todos fallecieron empezando por mi mamá, mi padre no estuvo en las exequias de ninguno de ellos. Esto a nosotros nos ha impresionado mucho. Yo que soy el único sobreviviente no comprendo todavía como un hombre de la talla de mi padre nos sacó de esa manera tan desconcertante y ver hoy en día la postración en la que se encuentra Todelar bajo la tutela de mis hermanos medios que por razones de la vida son quienes están a cargo de la compañía desde el punto de vista accionario y que no han sido capaces de sostener y lo cual con nuestros abogados esperamos obtener lo que por ley nos pertenece. Yo pude haber sido la cabeza que lo reemplazaría.

 

G.P.:¿Qué significó Todelar para Colombia?

B.T.: En su momento pienso que fue la escuela o la universidad de la radio colombiana. Pienso que son contados con los dedos de las manos las grandes figuras de la radio colombiana entre los años 65s y 90s que no pasaron por Todelar. Veo en la actualidad con mucha tristeza -comparativamente hablando de futbol- a muchas figuras que están en la banca y a muchos “troncos” utilizando los micrófonos. Creo que la radio de hoy es muy distinta, muy inferior en calidad en cuanto al talento. Si nosotros hubiéramos tenido la facilidad  técnica que hoy existe habría sido una maravilla superior a la que logramos con lo poco que teníamos y con lo que pudimos posicionarla como una de las mejores radios del mundo. Salvo algunas excepciones lo que hoy predomina es la vulgaridad.

 

G.P.:¿Su equipo de futbol del alma Medellín o Cali?

B.T.: Ambos pero siento un aprecio muy especial por el Deportivo Cali.

 

G.P.:¿Qué representó en su vida su tío Jaime Tobón de La Roche?

B.T.: A mi tío Jaime lo quise mucho. Si hubiese sido mi papá yo diría que las condiciones hubieran sido distintas porque él era una persona sensacional. Mi papá era por supuesto grandioso y muy agradable en su trato pero muy asocial. Mi tío era simpático, cordial, ameno. Con mi tío durante el tiempo que trabajamos juntos tuvimos una magnífica relación. Incluso en algún momento siendo yo muy joven intercedí entre él y mi papá para que mi tío regresara a Todelar ya que las relaciones entre los dos no eran las mejores y por eso mi tío se había retirado de la empresa.

 

 

G.P.:¿La mejor Selección colombiana que nos ha representado en los diversos mundiales en los que hemos estado?

B.T.: Me han gustado dos. La última de Brasil, pero sobre todo la del 90 me encantó. Lamentablemente creo que con esta Selección llegamos muy agrandados a ese Mundial y no había la organización que se necesitaba para haber tenido mejores resultados.

 

G.P.:¿Quién ha sido el mejor dirigente del fútbol colombiano?

B.T.: Tuve la oportunidad de trabajar con varias personalidades destacadas en esta área pero para mí el más brillante y el que mejor manejó la imagen de Colombia en su momento fue León Londoño Tamayo.

 

 

G.P.:¿Hasta qué grado alcanza a ser perfeccionista?

B.T.: Me parece que la perfección no existe.  Pero sin vanidad y humildad digo que en una calificación de 1 a 10 estoy en los 7 y medio. Lo que si he sido es muy dedicado y enamorado, hasta enfermo por la radio.

 

“Yo soy desgraciadamente el último que queda vivo y espero que antes de que el señor me llame a calificar servicios pueda volver a la radio y recuperar ese peso, ese prestigio y esa marca gloriosa como lo es Todelar.”

 

G.P.: El periodista Giovanny García se refiere a una de sus frases que dice: “las voces en la radio no son lo importante, sino su esencia”.  ¿En síntesis que significa?

B.T.: Pienso que no tanto así. La voz si es fundamental para la radio y la figura para la televisión. Ahora, una linda voz sin preparación es absolutamente infame. Recientemente escuchaba un comercial nuevo de Avianca dando las gracias después del paro. Es realizado en la voz de Julio Cesar Luna y uno se queda perplejo y fascinado como oyente. En muchos años que llevo en los medios de Colombia no me sucedía esto. Creo que esa cuña a medio país le ha fascinado por el tono de su voz. Una de las cosas fascinantes de la radio en nuestro país han sido la cantidad de voces magistrales que la han recorrido y al nombrar voces dejaría a muchas por fuera. Pero es que hay unas voces que son verdaderamente de ensueño. Le menciono algunas que son inolvidables y no necesariamente con un orden jerárquico. Por ejemplo: Juan Harvey Caicedo, Gustavo Niño Mendoza  Otto Greiffenstein, Manolo Villareal, Eduardo Aponte Rodríguez  Edwin Paz García  Joaquín Marino López, Pastor Londoño, Carlos Arturo Rueda,  Jorge Eliecer Campuzano Fernando Franco García, Edgar Perea,  y muchos más que con la emoción que me embarga con esta entrevista que se me olvidan.

 

G.P.:¿El mejor equipo de trabajo al aire que usted haya formado?

B.T.: Varios. En Cali por ejemplo había un grupo que era espectacular con Marino López, Oscar Rentería, Mario Alfonso Escobar. En Bogotá Pastor Londoño, Hernán Pelaez, Willian Vinazco Ch .En Medellín, Jorge Eliecer Campuzano, El Cobo” Zuluaga, etc. Yo tuve la fortuna que en todas las ciudades en donde trabajé pude armar unos grupos de locutores deportivos e informativos que la verdad han sido figuras. Hacerle una selección es muy difícil. Por encuestas, diría que Bogotá, porque lo de Pastor, Peláez, Oscar Restrepo y Willian Vinazco era en el Campín de una sintonía arrolladora. Nosotros tuvimos dos eventos que sin lugar a dudas han sido lo más grande en transmisiones deportivas que fueron los Juegos Panamericanos de Cali y los Juegos de Munich. La nomina que tenía Todelar en esa época era lo mejor del comentario deportivo a nivel nacional.

 

G.P.: Una de sus pasiones es el tango y ha realizado programas de este género musical con un seudónimo. ¿Nos revela ese seudónimo?

B.T.: (Jajaja). Esto fue en Cali. Yo era muy joven y estaba jugando futbol en las divisiones inferiores del deportivo Cali y le cuento que no lo hacía mal. Llegaron unos antioqueños a jugar al deportivo Cali y había un Grill de tangos que se llamaba “El Petitero”, a estos jugadores les encantaba el tango y yo era medio “vagoneto” como dicen los argentinos y los invité a ese sitio. Yo hablaba mucho de tango y alguien me propuso hacer un programa de tangos. Cualquier día me dio por realizar una emisión los domingos de 11-12 de la noche y por ciertos términos argentinos que utilizaba me sugirieron hacer el programa con estilo argentino. En esa época estaba de moda un muchacho de apellido Tabarini del independiente Avellaneda y yo utilicé el seudónimo de “Berto Tabarini”. “Berto” en relación a mi nombre y el del futbolista. Después de que me retiré de Caracol Barranquilla me llamó el subgerente de RCN para hacerlo allí también. De esto tengo una anécdota muy agradable cuando escuché a dos costeñas que habían ido a la radio a reclamar unas boletas que yo rifaba y mientras esperaban decían “tronco de argentino como sabe de tango” y yo me moría de la risa. Gané mucha audiencia y lo llegué a hacer en Cali, Bogotá, Medellín y Barranquilla. La ultima vez lo hice fue en Múnera Eastman Radio los domingos de 8-10 am también con éxito pero quise tomarme un descanso del cual aspiro regresar muy pronto.

 

G.P.: Alguna gente de radio son escépticos con la continuidad de la radio tradicional por el efecto que ha tenido el desarrollo acelerado de la tecnología. ¿Usted qué piensa?

B.T.: No. A lo único que yo le tengo miedo para decirlo de alguna manera de la radio AM es porque muchos aparatos actuales no traen incorporados en dial AM. Yo he sido un admirador endemoniado del AM para hacer la verdadera radiodifusión que es la radio de libretos, la de talento. La FM es más musical y sin lugar a dudas tiene un éxito impresionante y su sonido es mucho más agradable. Por ejemplo, Julio Sánchez Cristo destapó su política musical a través de su noticiero. La radio la considero como el medio de comunicación más importante que el mundo tendrá durante todos sus años, Lo que hace que yo me conozco se viene diciendo que la radio desaparecería con la prensa o la televisión y sigue viva. Los que han desaparecido son los talentos. Usted monte un programa sea en FM o AM con unas voces agradables y bien gerenciada y no tenga la menor duda que la sintonía le llega. Ahora, el internet le ha dado una facilidad pasmosa a la radio. En cualquier parte del mundo se escucha radio cuando usted quiera y sin ningún costo. Me parece que el AM debería ser comercializado en los celulares como el FM.

 

G.P.: Qué pasa por su mente cuando ve tan ausente ese “loro” que representó la gloriosa Todelar de otras épocas?

B.T.: Yo nunca lo había dicho y hoy en esta entrevista lo hago. “Me duele  muchísimo”. Es una gran nostalgia porque yo tuve algo que ver en esto. La idea del loro fue de mi papá con Fulvio González Caicedo. Mi papá siempre decía que las grandes empresas del mundo tenían un animal como símbolo. Ejemplo, las empresas aéreas, la Ford Mustang los caballos, etc, y mi papá decía que el animal que más tenía relación con las comunicaciones era el loro. Mucha gente le criticaba diciéndole el loro repetía y repetía. Pero el insistió. Fulvio con un dibujante hicieron el loro bonito pero con el pico cerrado. Un día en Cali conversando con unos compañeros de colegio entre ellos había uno que era gran dibujante y yo propuse que el loro era muy serio y que debíamos abrirle la boca y así lo hicimos, se lo llevé a mi papá y cuando el vió el boceto le encantó. Me propuso ponerle colores y en ocho días cambiamos toda la papelería y el loro y desde ese momento hicimos para mí el logo más espectacular que se ha hecho de Todelar. Del Todelar de hoy me da tristeza, dolor y un poquito de ira porque es muy doloroso ver como una empresa de esa queridura, magnitud e importancia, está hoy en día. La gente me pregunta ¿Bernardo y que le pasó a Todelar? ¿Desapareció Todelar? Y mi respuesta es muy sencilla porque desgraciadamente no puedo hacer nada pero tengo una fe ciega que si la justicia divina que no dudo en ella y la justicia terrenal nos llega a entregar lo que por ley nos corresponde yo vuelvo a laborar para que Todelar regrese por el fuero radial que tuvo durante muchísimos años en el país.

Foto cortesía: Bernardo Tobón Martínez.

 

G.P.: Cuál es su balance actual de su protagonismo en la historia radiofónica de Colombia?

B.T.: Yo pienso que si ha habido un éxito en la radio colombiana fue la visión y la simpatía que tuve con las personas que llegaron a Todelar, mucho por culpa de mi manera de ser, siempre he vivido muy agradablemente y compartía mucho mi trabajo e incluía la diversión. Mis relaciones publicas para resumirle fueron fundamentales para un éxito que yo creo que a ratos fue más por la simpatía que por otras cualidades. Mi manejo con el personal y las relaciones publicas fue lo que contribuyó para convertirme en el imán en Todelar para  vincular las grandes figuras de la época y eso me ha dado mucha más imagen de lo que realmente hice. Aunque me considero radialmente una persona normal pero con muy buen trato.

Sinceramente le agradezco, esta es una de las entrevistas más sinceras que he podido encontrar. He dicho algunas cosas que nunca pensaba decirlo, dolorosas algunas, fuertes otras, pero lo hago con una inmensa sinceridad simplemente para darle los agradecimientos y decirle que yo me siento orgulloso de pertenecer a la única familia radial de Colombia, todos sin excepción nacimos y vamos a morir en la radio. Yo soy desgraciadamente el último que queda vivo y espero que antes de que el señor me llame a calificar servicios pueda volver a la radio y recuperar ese peso, ese prestigio y esa marca gloriosa como lo es Todelar.

 

“Mis relaciones publicas para resumirle fueron fundamentales para un éxito que yo creo que a ratos fue más por la simpatía que por otras cualidades.”

 

 

Bernardo Tobón Martínez.

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook304Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone