Alberto "El Torito"Camargo.
Alberto "El Torito"Camargo.

Alberto “El Torito” Camargo: “Para mí el ciclismo lo fue todo”

Caracterizado​ por su disciplina, su consagración y  pundonor deportivo, Alberto “El Torito” Camargo fue un ciclista que triunfó en grandes pruebas ciclísticas,  llevando la imagen positiva de Colombia ante el mundo, y contribuyendo con su calidad deportiva, a evocar grandes e inolvidables héroes del ciclismo colombiano.

Protagonista  indiscutible cuando el ciclismo colombiano  abrió puertas en Europa haciéndose conocer en el mundo,  de la mano del inigualable titán del deporte de las bielas Miguel Ángel Bermúdez.

“El Torito” Camargo, ganó  etapas en la vuelta a España en cinco de sus participaciones, recorrió el poderoso “Tour de France” en cuatro ocasiones, triunfó en la Vuelta a Asturias,  inolvidable en el famoso Clásico RCN como en la Vuelta a Colombia.   Retirado ya de la actividad deportiva, culminó sus estudios de Administración de Empresas, y se destaca contribuyendo como destacado ejecutivo y hombre de empresa  al desarrollo y progreso de su natal Duitama y del Departamento de Boyacá, donde reside y es reconocido  por su liderazgo, su  sencillez y su extraordinaria calidad humana.

 

 

 

Por: Germán Posada

Germanposada77@gmail.com

 

 

G.P.: ¿Qué le hizo visionar que el ciclismo era lo suyo?

A.C.: Esto es una historia larga. Yo soy de una familia campesina, vivía en el campo y lo que añora uno cuando jovencito es montar en bicicleta o tener una bicicleta. Esto es lo que se le puede pasar a uno por la mente. Mi medio de trasporte era la bicicleta hacia el colegio y me dije: “vamos a intentar con la bicicleta”. Yo creo que se me metió ese gusanito ahí y lo intenté.

Mis inicios con la bicicleta se remontan en plena época colegial a finales de los 70s y principios de los 80s. De la casa al colegio eran más o menos unos cinco kilómetros de ida y cinco de regreso. Luego en esa época duré unos tres años haciendo este trayecto y en el 83 empecé a visionar mi actividad ciclística de otra manera, más seriamente. Yo era muy joven pero muy disciplinado y me dedique un año de prueba. Hice el comentario a mi mamá y ella no tenía idea que podía hacer yo montando en bicicleta. Sin embargo me respaldó.

 

G.P.:¿Cuándo comenzó a competir profesionalmente?

A.C.: Comencé en el 83 realizando pruebas en bazares en veredas y pueblos. En el 87 me hice profesional teniendo una trayectoria muy corta. Incluso ya había tenido la oportunidad de salir del país y participar en algunas competencias. Lo mío fue muy rápido. En este año ya había participado en el Tour de Francia, que fue para mí algo sorprendente porque en cuatro años haberlo logrado era un inmenso triunfo. Esto ni siquiera llegué a pensarlo.

 

G.P.:¿Quién lo apodó “El Torito” Camargo?

A.C.: A mí me apodó “El Torito” el periodista de RCN, Héctor Urrego. En una etapa de la Vuelta a Colombia, creo en el 86, íbamos para Calarcá, iniciando etapa me fugué, luego seguí protagonizando mas fugas y faltando unos 20 kilómetros para finalizar la etapa yo continuaba en fuga con cuatro o cinco ciclistas más  y en ese periodo me pinché y yo no llevaba ni mi acompañante ni mi técnico a mi lado. Me tocó esperar a que pasara el lote y me auxilió el director técnico que iba con el lote y me cambiaron la rueda y volví a montarme en la bicicleta, alcancé el lote, lo pasé nuevamente, seguí en búsqueda de los que iban en fuga conmigo, yo iba como ciego decepcionado por lo que me había pasado y finalmente pase la meta. Terminé muy aburrido sin saber que había pasado y sentado llegaron a entrevistarme y a felicitarme porque había ganado la etapa y yo ni cuenta me dí. Ese día narraban en mis fugas diciendo: “que embiste, que embiste, que embiste y ganó la etapa” y así quedé bautizado como “El Torito”.

 

G.P.:¿Cómo era corre un Tour de Francia en su época?

A.C.: Mi primer Tour de Francia era toda una odisea, apenas estábamos incursionando. Lucho Herrera había ganado la vuelta a España en ese año. En el 87 los colombianos todavía no éramos muy bien vistos porque teníamos una manera de correr que a ellos los hacía sufrir. Para nosotros era muy bueno y muy emocionante estar allá. Era como la razón de ser ciclista competir en Europa.

 

G.P.:¿A quién escogería cómo el mejor ciclista en Colombia?

A.C.: Indudablemente en su poderío, en su facilidad y capacidad, a Lucho Herrera. Lucho tenía una capacidad asombrosa, lo único que no tenía era la mentalidad que tiene ahora Nairo Quintana. Para la época había una preparación muy diferente. Contar con un Lucho Herrera por decir ahora, sería algo fenomenal. Lucho Herrera subiendo estaba solo no había quien lo controlara. El tenía una facilidad sombrosa en el ascenso que no tiene ni siquiera Nairo. A Nairo lo siguen y a Lucho no lo seguía nadie.

 

G.P.:¿Le temía algo en particular cuando corría?  

A.C.: El que tenga miedo no es ciclista. Necesariamente el ciclista es una persona sin miedo porque de todo pasa, Tiene que afrontarse a todo, a la velocidad, al frio, al calor, a todo.

 

“El ciclismo es mi vida. Fue mi realización. Para mí el ciclismo lo fue todo.”

Alberto “El Toro” Camargo.

 

G.P.:¿Cuál es la competencia más difícil?

A.C.: Sin discusión alguna el Tour de Francia. Es la mamá de las carreras.

 

G.P.:¿Qué puede decirnos del dopaje en el ciclismo?

De pronto cuando yo corrí el primer Tour de Francia si era más sano. Yo tuve la oportunidad de correr en la época en donde verdaderamente nosotros corríamos contra los laboratorios. Eso opacó muchísimo al ciclismo colombiano. Yo tuve la oportunidad de escuchar a Lance Armstrog cuando habló, cuando sacó todo a la luz pública y ese día me dije que había llegado la hora de que el ciclismo colombiano ganara una competencia de alto nivel. La superioridad del ciclista colombiano con respecto a la del europeo u otra nacionalidad es inalcanzable si ellos no utilizan nada adicional. Nosotros tenemos la ventaja de estar en una altura en donde de razón natural adquirimos algo como el “hematocrito” que sólo se adquiere en zonas como Boyacá y lo hemos vivido desde toda la vida. Por eso si ellos no utilizaran otras cosas les sería muy complicado que lleguen al menos a igualarnos. En ciclismo nosotros somos fuertes y tenemos una capacidad de sufrimiento y ganas impresionante de triunfar.

 

G.P.:¿Quién ha sido el mejor dirigente del ciclismo en Colombia?

A.C.: Ahí yo creo que no hay ninguna discusión en nombrar al Doctor Miguel Ángel Bermúdez. Él fue quien sacó el ciclismo de abajo, de donde estaba el ciclismo latinoamericano en general. No ha llegado un personaje en el ciclismo colombiano que haya sido tan visionario como el Dr. Bermúdez. Yo creo él fue el salvador del ciclismo colombiano. Y creo que desde que el salió en su dirigencia, nuestro ciclismo quedó estancado a nivel de dirigentes. De otras partes del mundo no les interesa venir a competencias en Colombia mientras que tenemos excelentes ciclistas que están haciendo trabajos espectaculares en el exterior.

 

G.P.:¿Cuál considera más completo Nairo Quinta o Rigoberto Urán?

A.C.: Nairo es mucho más completo. Su forma de pensar es de mentalidad ganadora. De superarse cada día. De triunfador.

 

G.P.:¿Cuándo terminó sus estudios en Administración de Empresas?

A.C.: Hace cuatro años. Terminé en 2013 mis estudios.

 

G.P.: ¿Por qué se ha dedicado a los negocios?

A.C.: Porque siempre me mantuve metido en ellos. Eso lo tengo desde que mi mamá era una buena comerciante y me sacó adelante con un pequeño negocio que tenía con el cual pudimos por lo menos alimentarnos y sobrevivir.

 

G.P.:¿Y cómo le ha ido con ellos?

A.C.: Estaba con unos supermercados que ya están muy bien desarrollados. Actualmente estoy creando otra empresa. Me metí en el turismo, tengo un motel y planeo hacer un centro internacional de alto rendimiento, estoy haciendo mis primeros pinitos y estoy trayendo gente del exterior para que vengan y hagan sus prácticas aquí en Colombia y adquieran la capacidad que se necesita para poder competir.

 

G.P.:¿Qué representó el ciclismo en su vida?

A.C.: El ciclismo es mi vida. Fue mi realización. Mi ser porque de verdad al ciclismo se lo debo todo. Como ciclista profesional adquirí unos conocimientos, una capacitación, una especie de madurez a nivel de persona, a nivel de gente. Para mí el ciclismo lo fue todo. Vivo muy agradecido con el ciclismo y con las personas que me dieron la mano. Porque necesariamente alguien tenía que estar allí para que pasara todo esto.

 

G.P.:¿Y a quién le agradece?

 

A.C.: Muy especialmente a un señor que ya falleció que se llamaba Medardo Celis y tenía unos almacenes de utensilios de cocina y me dio la mano cuando yo inicié y luego a Miguel Ángel Bermúdez quien me acompañó en toda mi trayectoria como ciclista.

 

G.P.: Muy amable.

A.C.: A usted muchas gracias.

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook304Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone