Manollo Bellon. Cortesía Blu Radio
Manollo Bellon. Cortesía Blu Radio

¿El fin de la radio?

En su momento la noticia de que Noruega se convertía en el primer país del mundo en cerrar sus frecuencias en FM fue de especial mediatización. Sobre el tema el reconocido hombre de medios y experto en música   Manolo Bellon  escribió inicialmente para la revista  KienyKe  un artículo titulado ¿El fin de la Radio?

Con la autorización de su editor, el periodista Edgar Artunduaga  se los comparto también a través de mi blog.

 

 

Por Germán Posada

Germanposada77@gmail.com

 

Artículo escrito por Manolo Bellon

 

Fue de gran acontecimiento la noticia el anuncio de que Noruega ha comenzado a sacar del aire las emisoras de FM. Inmediatamente los apocalípticos salieron a anunciar que la radio ha muerto y que todo cambiará en cuestión de días. Pero vamos a ser serios en este tema y mirar las cosas con una perspectiva que es necesaria darle.

Odio los apocalípticos que ante cualquier noticia de esas, inmediatamente sacan los ataúdes y acaban con todo. Cuando salió la radio en FM hace unos 50 años, se sentenció el final de la radio en AM. Cuando aparecieron los discos digitales, enterraron los vinilos. Cuando iniciaron transmisiones las primeras emisoras vía satélite, mataron la radio abierta y comercial. Las novedades no son el final de los tiempos para otros.

Lo que ha sucedido en Noruega  es que el gobierno ha decretado que en el lapso de un año deben salir del aire las emisoras que emiten su señal en FM y que deben emitir únicamente por plataformas digitales. Algunas incluso podrán seguir emitiendo su señal en la banda del FM hasta 2022. Alegan que se bajan costos y al no tener que usar transmisores que usan electricidad, contribuyen a la preservación del medio ambiente al usar energías menos contaminantes para transmitir. Llevan 20 años con la convivencia de las tecnologías de FM y digital, que aplica a las cinco cadenas radiales que tienen. Ahora con 20 emisoras, hay la posibilidad de ampliar a algo más de 40 emisoras. Nada mal para un país con algo más de cinco millones de habitantes.

 

“No es hora de llorar el paso a mejor vida de la radio como la conocemos ahora.”

Manolo Bellon

Pero hay resistencia de la población al cambio. Consideran que el tener que adquirir nuevos equipos para escuchar las emisoras digitales en su carro, resulta oneroso. Las dos terceras partes de los noruegos se oponen al cambio. Y aunque las dos terceras partes tienen en casa los reproductores nuevos, menos del 20% de los carros están adaptados. Finalmente, los operadores de emisoras pequeñas locales se sienten discriminados.

El resto de los países europeos miran el cambio con interés y en algunos casos con escepticismo. Aunque hay un compromiso de otros países en hacer el cambio, algunos de hecho han frenado el proceso. Ahora miran lo que sucederá en Noruega y tomarán decisiones sobre lo que ven ahí.

El cambio hacia las tecnologías digitales se ha venido haciendo lentamente en todo el mundo desde mediados de los años 90, Colombia incluida. Las emisoras que se escuchan en dispositivos móviles, en computadores y otros soportes semejantes, han crecido muchísimo. Y claro que temas como la mejora de calidad de sonido es clara.

Pero si miramos la realidad colombiana el asunto es a otro precio. La penetración de la radio en nuestro país supera en 80%. Sigue siendo el medio más popular entre nosotros. Como en casi todos los países del mundo, Colombia aún tiene una vital banda de AM, que tiene su público. Como en otros lugares de la tierra, apuntan cada vez a segmentos de nicho, étnicos, religiosos, entre otros. Esos nuevos reproductores digitales para efectos prácticos no existen acá. Tenemos una radio comercial en bandas abiertas muy vigorosa y saludable, además de rentable, así se pueda alegar que las grandes cadenas han acabado con la radio independiente y por tanto, una radio creativa e innovadora.

O sea, para resumir, no es hora de llorar el paso a mejor vida de la radio como la conocemos ahora. La radio ha sido tradicionalmente en sus mal contados 100 años de existencia, el medio que mejor se ha ido adaptando a las nuevas tecnologías y ha podido florecer y crecer con los cambios. Pero por ahora, los medios convencionales y tradicionales seguirán mandando la parada.

No llevemos flores a la tumba de la radio como la conocemos, por ahora no.

 

Share on Facebook235Tweet about this on TwitterShare on Google+2Share on LinkedIn0Email this to someone