Jofer Bravo. Fotografía: Julian Posada Ruiz.
Jofer Bravo. Fotografía: Julian Posada Ruiz.

Jofer Bravo: “La integración a una nueva sociedad ya es una gran dificultad”

El fenómeno de la intimidación es un grave problema social que afecta la cotidianidad de millones de personas en el mundo sin importar sexo, religión o edad y resulta paradójico que sea en los establecimientos educativos en donde se concentre con gran intensidad. wifikill apk

Tan grave resulta esta problemática que un estudio realizado en Canadá por investigadores de la  Universidad de Victoria  asegura que la intimidación durante la adolescencia está vinculada a problemas de salud que siguen en la edad adulta. La ciudad de Montreal no es ajena a este dilema y organismos especializados en el tema tratan a diario con profesionales  de buscar alternativas que ayuden a contrarrestar esta situación.

CAFLA es uno de estos organismos y  el peruano, Jofer Bravo, es uno de los profesionales vinculados a esta loable misión que viene desempeñando con gran tesón casi desde su llegada a la ciudad.

 

 

 

Por Germán Posada

Germanposada77@gmail.com

 

 

 

G.P.: ¿Cuál es su profesión?

J.B.: Trabajador Social.

 

¿G.P.: Hace cuanto está radicado en Montreal?

J.B.: Tres años  y siete meses.

 

G.P.: ¿Cuál fue su experiencia en su profesión en Perú?

Trabaje en diferentes instituciones, públicas como privadas, relacionadas al trabajo con niños/as, adolescentes y jóvenes. Por ejemplo, en  organismos no gubernamentales (ONG) como, Integración y solidaridad,  Central de Café y Cacao del Perú y organismos públicos como la municipalidad distrital de Comas-Lima y el Ministerio Publico de Lima. Sumando un total de siete años de experiencia.

 

G.P.: ¿Hace cuanto está vinculado con CAFLA?

J.B.: Mi primer vínculo  con CAFLA fue como voluntario en el mes de marzo del 2015. En setiembre del mismo año ingrese a trabajar en el área de la intervención y continuo hasta la fecha.

 

G.P.: ¿Cuáles son sus funciones dentro del organismo?

J.B.: Mis funciones se enmarcan dentro de la intervención social, asumo el cargo de intervenant  jeunesse del proyecto “JE M’ENGAGE, JE DIS NO A L’INTIMIDATION” (Yo me comprometo, yo digo no a la intimidación) en las escuelas  Louis-joseph-papineau  y Louis-riel .

 

G.P.: ¿Cuáles son las dificultades más comunes en materia de intimidación que presentan los jóvenes que ustedes ayudan?

J.B.: CAFLA trabaja y apoya en el marco de una diversidad de problemas sociales entre ellos el de la intimidación. Las dificultades más comunes  que presentan los jóvenes son los casos de agresiones físicas y verbales basados en estereotipos y últimamente se observa una creciente corriente respecto a la intimidación a través de las redes sociales.

 

G.P.: ¿En cuál de los dos sexos se hace más común la intimidación?

J.B.: Se podría decir que la intimidación es más visible en los varones, pero tendríamos que resaltar que existe una fuerte tendencia respecto a la intimidación mediante las redes sociales donde  las mujeres son las más afectadas.

 

G.P.: ¿Con los jóvenes de acogida que no hablan todavía el idioma y apenas se están integrando a una nueva cultura tienen un programa en especial a seguir con ellos?

J.B.: Este año CAFLA viene ejecutando el proyecto “JE M’ENGAGE, JE DIS NO A L’INTIMIDATION” donde nuestro público objetivo son los y las adolescentes de clases de acogida de 1ero de secundaria, este proyecto  tiene como meta principal hacer frente al problema de la intimidación. En ese marco hemos planteado algunas estrategias como:

Fortalecer capacidades mediante talleres dirigidos y participativos.

Prevención e información.  Cuyo principal objetivo es la formación  de un grupo de adolescentes (scouarde) que realizaran jornadas informativas y de prevención de la intimidación. Asimismo, realizaran una exposición fotográfica buscando sensibilizar a la comunidad educativa.

Brindar  un espacio de fortalecimiento de competencias individuales  a través de la atención psicosocial a las/os adolescentes.

 

“La  integración a una nueva sociedad ya es una gran dificultad, que las/os adolescentes inmigrantes deben superar, en este contexto ellos son más vulnerables a cualquier tipo de violencia.”

Jofer Bravo. Fotografía: Julian Posada Ruiz.

 

 

G.P.: ¿Cómo asimilan una experiencia de intimidación jóvenes de otros países que recién comienzan a integrarse?

J.B.: La  integración a una nueva sociedad ya es una gran dificultad, que las/os adolescentes inmigrantes deben superar, en este contexto ellos son más vulnerables a cualquier tipo de violencia.

Definitivamente no es un proceso fácil de asimilar, las/os adolescentes se sienten frustrados, humillados y se genera un fuerte resentimiento hacia la sociedad, es por ello, que se prioriza trabajar en potenciar sus habilidades y competencias personales, con el fin de afrontar la mala experiencia y hacerla frente denunciando el acto de intimidación.

 

G.P.: ¿Qué edades son más vulnerables en el fenómeno de la intimidación?

J.B.: Las estadísticas muestran que la etapa más vulnerable es la adolescencia. Se precisa que entre los 12 y 16 años. Pero desde mi punto de vista, la edad no determina la vulnerabilidad frente a un acto de intimidación, definitivamente son las habilidades sociales las que determinan la vulnerabilidad. Es decir, si un/a adolescente presenta una baja autoestima, poca confianza en sí mismo es introvertido, etc. se encuentra más vulnerable a ser intimidado/a.

 

G.P.: ¿En Montreal existen casos de intimidación en los que realmente corra riesgo la vida de una persona?

J.B.: En el tiempo que estoy trabajando en CAFLA, no he observado ningún caso donde la vida de una persona se encuentre en riesgo a causa de la intimidación. Pero es muy conocido que en muchas partes del mundo se han mostrado casos de adolescentes que han sufrido intimidación constante en la escuela, y al no encontrar una alternativa de solución optaron por el suicidio y esperamos no llegar a estos casos.

 

G.P.: ¿Qué efectos puede generar un caso de intimidación en el futuro de una persona?

J.B.: Podemos observar diferentes consecuencias en diferentes ámbitos  de los/as adolescentes.

En el ámbito de la salud, depresión, ansiedad, permanente sentimiento de tristeza

En el ámbito cognitivo, una disminución en su rendimiento académico, problemas de concentración y atención.

En el ámbito personal social, disminución de la autoestima, frustración, aislamiento social.

 

G.P.: ¿Montreal con respecto a otras importantes ciudades de Canadá que porcentaje presenta en casos de intimidación en los jóvenes?

J.B.: Según el Institute de recherche en santé du Canada muestra que entre 35 países, Canadá ocupa la novena plaza en lo que respecta a la intimidación en adolescentes de 13 años. En Canadá al menos un adolescente sobre tres manifiesta haber sido víctima de intimidación en la escuela.

Así mismo, nos dice que en Quebec, 46% de alumnos de 13 años  y 25% de alumnos de 16  años son víctimas de intimidación.

Mediante un artículo emitido por la Croix-Rouge canadienne menciona que en una investigación realizada el 2010 en 33 escuelas secundarias de TORONTO, revelan que 49,5% de alumnos fueron intimidados mediante las redes sociales. También nos muestra que en ALBERTA uno sobre cuatro alumnos de tercero de secundaria declaro haber sufrido intimidación por redes sociales.

 

G.P.: ¿Cuál ha sido el papel de la administración local para combatir este problema?

J.B.: En este caso podríamos decir que existe tolerancia cero en materia de intimidación en las escuelas, cada vez que se observa algún caso, se actúa de manera inmediata a través de la instancia correspondiente. (Trabajador social, educadora especializada, profesor, director, policía.) El gran desafío a trabajar es hacer que él y la adolescente puedan informar de alguna manera que están siendo víctimas  de intimidación.

 

 

 

Share on Facebook235Tweet about this on TwitterShare on Google+1Share on LinkedIn0Email this to someone