OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hablando de un pasado y de un futuro incierto en Cuba

De una manera muy informal conocí a una linda persona venida de Cuba y que vino a visitar a su familia en Montreal. Antes de sentarnos a tomarnos un buen café disfrutamos en un corto recorrido de algunas melodías de la espléndida Sonora Matancera.  Más que una entrevista  fue una amena conversación en la que sus palabras salieron desde lo más profundo de su ser y de sus vivencias en su bien amada Cuba.

Esta vez utilizaré el nombre “Cuba” como seudónimo para la persona invitada y su foto como algunos detalles personales, no serán publicados por su propia petición.

 

 

Por Germán Posada

Germanposada77@gmail.com

 

 

G.P.: ¿Cómo ha sido su vida en Cuba?

CUBA: Yo soy feliz en Cuba. No tengo todo pero aún conservo parte de mi familia. Comencé a tener carencia cuando se me fue mi hija. Antes se vivía relativamente bien hasta inicios de los noventas. Teníamos acceso a las cosas de primera necesidad inclusive aspirar a tener un auto y cuando se tuviera el dinero se podía ir a cualquier hotel en Cuba.  También viví la etapa más difícil cuando en Rusia se crea la Perestroika con Mikhail Gorbachev, y se eliminan las entradas de productos a Cuba y entró en crisis. En el llamado “Periodo Especial”.  No había comida, era lo mínimo. Durante la caída del muro de Berlín, Cuba dejó de recibir la ayuda de la Unión Soviética. No habían carros en las calles porque no había combustible. Se propagó La neuritis por la carencia de alimentación que nos invadió. Recuerdo que en esa época me ayudó mucho el hecho de haber tenido una tía en Estados Unidos que me ayudó mucho económicamente.

 

G.P.: ¿Cómo fueron los inicios de la revolución?

CUBA: En un principio Estados Unidos ayudó a Fidel para derrocar al dictador Fulgencio Batista. El no era un hombre bueno. Era un asesino. Estados Unidos deja de ayudar a Fidel Castro cuando el proclama que es una revolución socialista. Me parece que el poder degrada los hombres. Fidel Castro tuvo una primera etapa muy bonita pero llegó un momento en el cual cayó pero siguió ayudando a la gente a su manera. Mi padre nos hablaba de un libro que se llamaba “Psicología de las Multitudes” y Fidel Castro casi todo el tiempo aplicó esa sicología de las multitudes sobre el pueblo cubano.

Antes, la religión era un tabú, cualquier tipo de religión. En Cuba había mucha homofobia.  En los años ochentas por ejemplo si eras homosexual y te descubrían podían sacarte de la universidad.  Recuerdo que al llenar una planilla era básico escribir si tenías familia en el extranjero y cual era tu religión.

 

G.P.: ¿Cómo eran mirados los cubanos que querían salir de su país?

CUBA: En los ochentas  ordenaban ir a las casas para que tiraran huevos y ofendieran a los familiares de cubanos que abandonaban la isla. Se les hacía escándalo público. Esa fue una época muy degradante de la revolución. Les decían “gusanos”.  Mi padre nos decía a mí y a mis hermanos que no hiciéramos nunca eso y el era comunista de verdad, de sentimiento. El nos enseñó la ideología comunista y a ser honestos. “Ese es el criterio de ellos, hay que respetar sus decisiones”. Eran sus palabras.

 

G.P.: ¿Quiénes vivían mejor en Cuba?

CUBA: En aquella época pienso que no hubo un equilibrio en nuestra sociedad. Quien tenía más posibilidad de salir de Cuba era un embajador o funcionario del gobierno. Tenían la ventaja de tener un carro, viajar, ir a un hotel con categoría. Después del periodo especial las cosas cambiaron incluso se les permitió la entrada a la isla a las primeras personas que habían abandonado a Cuba y pudieron entrar a visitar a sus familiares. Hoy todavía una parte importante de la economía que más mantiene a la sociedad cubana son las remesas que se envían desde los Estados Unidos a familiares en Cuba.

 

G.P.: ¿A Fidel Castro se le quería, respetaba o temía?

CUBA: A Fidel no pienso que se le temía por lo menos yo no. Si se le quiso, pero llega un momento en que la gente se agota. Se cansa. Pero además creo que él mal acostumbró a la gente al darles y como todo ser humano cuando ya no se tiene se deprime. Hoy por hoy la gente habla del gobierno. La gente se queja. Hay quienes crean grupos de derechos humanos en contra del gobierno. Hubo un momento en que la gente ya no quería oírlo. La televisión cubana te imponía el discurso y además era repetitivo y eso cansa.

 

“Me gustan mis cigarrillos porque son fuertes y son cubanos.”

Cigarrillos cubanos. Foto: Germán Posada.

 

¿G.P.: Usted cumplió sus metas en Cuba?

CUBA: Tuve la fortuna de estudiar en la universidad y hacerme profesional. Alcancé a trabajar ocho años como profesional pero no en las mejores condiciones y mi nivel económico no fue el mejor. Mi sueño no lo cumplí. Yo quería dedicarme a la investigación y no lo pude hacer. Es triste y estudié mucho. Me hubiera gustado haber tenido lo suficiente para que mi única hija no se me fuera de mi lado. No creé un sostén económico para mi futuro. No pude darle una carrera universitaria a mi hija. A pesar de todo no he sido infeliz porque mi carácter me lo permite.

 

G.P.: ¿Es verdad  que a los cubanos se le obligaba asistir a los discursos de Fidel Castro?

CUBA: En la Plaza de la Revolución se celebraba el 26 de julio y era sobre todo allí en donde se presentaba Fidel Castro. Hacían una lista de los que asistían pero al final no pasaba nada. No habían fusilamientos como mucha gente lo piensa o lo cree. Si se exigía hasta después de la historia de Elian González. La gente iba porque quería. Siempre va haber gente en contra, a favor y neutra. En particular siempre me he sentido y soy a favor de la revolución, del bienestar del ser humano pero no dejo de reconocer que mi país se degradó. Que perdió esa realidad bonita. Fidel jugó un gran papel pero comenzó a cometer errores seguidos que llevaron al país al caos. El bloqueo impuesto por los Estados Unidos nos afecto muchísimo.

 

G.P.: ¿Cuáles errores por ejemplo?

CUBA: Cerrar a Cuba al mundo fue su gran error. No hacer inversión extranjera en el país. El se enamoraba mucho de las cosas y de la gente, confió en cercanos muy ciegamente y por eso cometió  errores. Pese a esto no me gusta todo lo que se ha dicho de él en Miami. El fue mi presidente, Cuba es mi país y el fue un ser humano ante todo.

 

G.P.: Gabriel García Márquez fue muy cercano a Fidel Castro. ¿Qué puede decir de él?

CUBA: Un magnífico escritor. “Si no me sigues te desaparezco” era un lema de Feidel  y lo hizo con mucha gente,  pero eso de los fusilamientos a grandes escala tampoco existieron. Me tocó el caso del General Arnaldo Ochoa Sánchez en el 89. Yo lo viví. Fue un general que peleó con los más jóvenes pero al parecer lo fusilaron por asuntos de narcotráfico.  Gabo no estuvo de acuerdo con esta ejecución y al parecer esto lo motivó a alejarse de Fidel.  Tengo el libro “El Amor en los Tiempos del Cólera” firmado por él. Estaba en un instituto de investigación y yo estaba haciendo unas prácticas y nos habían avisado que él iba a estar allí y yo llevé el libro.

 

G.P.: ¿Y de su familia personal? ¿Es verdad que Fidel Castro tuvo varios hijos?

CUBA: No se conocen. No hay acceso a sus hijos. Es muy secreto lo de su familia. Sé de Fidelito que es el mayor. Un físico nuclear. Lo sé porque él estaba en el proyecto de la termonuclear que se iba a hacer en Cienfuegos con tecnología de Chernovyl pero vino el problema y no se terminó el proyecto y aún la ciudad sigue abandonada.

 

¿G.P.: De qué sirvió la revolución en Cuba?

CUBA: Yo creo que se puede hacer un sistema factible para el bienestar de la sociedad pero no como viene escrito en un libro. Es mi opinión personal. Necesitamos una sociedad en donde el ser humano llegue a ser en realidad un ser humano. Todo este proceso de la revolución cubana hasta nuestros días ha generado que se perdiera el sentido humano de los cubanos por ayudarnos. Degradó la moral. Hoy por hoy los cubanos no son educados. De ningún tipo. Para mí la moral y la educación son muy importantes en una sociedad. Que los cubanos vuelvan a recuperar esas cosas bonitas de la educación. Por lo menos la alegría de los cubanos y el nivel cultural se mantienen. Seguimos con carencias pero nos mantenemos al Igual que la salud pública. La revolución si tuvo logros.  Los médicos y profesionales que encuentras en cualquier parte del mundo los formó la revolución cubana.

 

G.P.: ¿Qué opina de haberse eliminado la Ley “Pies Secos Pies Mojados”?

CUBA: Me da lástima con los cubanos que se estaban en ese momento haciendo una travesía en el mar. No quiero que más cubanos sigan muriendo en el mar. Esa ley yo jamás la hubiera puesto, fue criminal. ¿Cuántos cubanos han muerto en el mar?   Me gustó porque eso evita que tantos cubanos sigan muriendo en el mar. Era una vía de llegar a un país buscando un sueño americano pero que te podía costar la vida. Las cosas han cambiado. Ahora en Cuba cualquiera puede salir. También he creído que con esa ley los cubanos disfrutábamos de beneficios que no los tiene el resto de inmigrantes y todos debemos tener los mismos derechos.

 

“José Martí en una de sus obras reflejó estudios de grandes filosofos ingleses en donde se implantó el primer sistema socialista en el que a través de la experiencias se dieron cuenta que desde el punto de vista de la literatura es muy bonito pero cuando se lleva a la practica no es factible. Martí definió entonces el socialismo como una sociedad esclavista.”

 

G.P.: ¿Se vive mejor ahora en Cuba?

CUBA: Muchos pasan necesidades porque tienen familias numerosas, porque no estudiaron, por el alcoholismo, porque no tiene un nivel cultural que les permita sobresalir en nuestra sociedad que es muy difícil. El transporte público en Cuba es pésimo es de lo más malo que hay en Cuba. Cuando termino mi jornada y voy  de camino a casa yo siento todas las cocinas de las casas funcionando. Es cara la vida pero la gente no se está muriendo de hambre.

Hay bastante prostitución. El estado ha tratado de controlarlo. Solamente es ir al “Malecón” para darse cuenta del alto grado de prostitución en mujeres como en hombres. También es impresionante el alto grado de alcoholismo. También debo decir que la gente roba en los trabajos y el estado lo sabe. No hay mercados en donde se encuentra de todo.

 

G.P.: ¿Qué opina de Raúl Castro?

L CUBA: A gente ha tenido esperanza con Raúl y se han visto cambios.

 

G.P.: ¿Qué piensa de Donald Trump ahora como nuevo presidente de Estados Unidos?

Es un hombre de negocios y no creo que vaya a ser un buen presidente. A él no le interesan para nada los cubanos. Pienso que debería respetar los avances que logró Obama con Cuba.

 

G.P.: ¿Partiría de Cuba algún día?

CUBA: Yo tengo formación ideológica comunista y puedo decir que esto es una mierda. Su filosofía de “Todo para la Sociedad” pero una vez puesto en práctica es una gran mentira.  Menos cuando no hay manera de cómo sustentarlo. Cuando no hay una economía fuerte.

A estas alturas de mi vida yo le tengo miedo al capitalismo. Creo que en mi país no hay un cambio porque hay mucha gente comprometida y al final el cubano no es de guerra. La gente lo que queremos es vivir en paz, hemos pasado mucho trabajo, la gente quiere que las calles estén bonitas, nuestra isla es bonita. Que la gente tenga comida.  Amo a mi país por encima de todo. Esto nos lo enseño Fidel Castro pero también fue un error. Nosotros no somos mejores que el resto del mundo.

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+1Share on LinkedIn0Email this to someone