Oscar "Tito" López. Foto Cortesía: Blu Radio.

“Dejé media vida en Blu Radio”: Oscar “Tito” López

De los más bellos recuerdos escuchando radio en mi país, están sin duda alguna, aquellos de la época juvenil en los que las mañanas de “Despiértese con Veracruz” nos daban la energía suficiente para disponernos a salir al colegio. Era un programa con un equipo de voces que tenían un “feeling” muy especial y con un sólo objetivo: Entretenernos con positivismo, mucha  alegría y excelente música.

Como olvidar la fluidez, conocimiento y carisma de  Oscar “Tito” López, quién junto al popular Donnie Miranda, pasaron a deleitarnos con los mejores videos musicales  en las noches de TeleAntioquia.  Luego no lo volví a escuchar. Con el pasar de los años y leyendo el libro “Ser Alguien” del reconocido  Armando Plata Camacho, pude comprender mejor  su ausencia en Medellín por aquella época.

El tiempo, los cambios y proyectos que se van tejiendo en la radio, trajeron a Blu Radio  la mejor opción -para una gran mayoría- de lo mejor que se está produciendo en radio en Colombia. “Tito” López  fué uno de sus pilares y hoy sorprende, que ya no esté más.

Con gran gusto y como si fuera un -gran regalo que la vida me tenía reservado-, puedo compartirles esta entrevista que Oscar “Tito” López, definitivamente uno de mis héroes radiales en Colombia, muy amablemente me ha concedido.

 

 

 

Por Germán Posada

Germanposada77@gmail.com

 

 

G.P.: ¿Por qué dejó a  Blu Radio?

T.L.: Es una decisión que he venido contemplando junto con mi esposa desde hace un par de años, ahora que estoy pensionado. Sin embargo, no quería retirarme y quedarme con los brazos cruzados.

 

G.P.: ¿Le espera algún proyecto en particular en Costa Rica?

T.L.: Yo viví en Costa Rica durante 3 años y medio y me fascinó. Su gente, sus paisajes, su tranquilidad, su seguridad, su clima. En la búsqueda de una opción de retiro (inicialmente había pensado retirarme en Cartagena), se presenta la opción de servir como Asesor de las emisoras de Prisa Radio y el diario La Nación en este país, así que no lo pensé dos veces y acepté la propuesta.

 

G.P.: Normalmente a la gente le gusta la estabilidad. ¿No le gusta establecerse mucho tiempo en una sóla parte?

T.L.: Ya llevaba 4 años y medio en Caracol Televisión, con un envidiable ambiente de trabajo, excelentes resultados de audiencia y grandes retos con el nuevo proyecto de La Kalle. A pesar de lo anterior, pienso que, ahora que estoy pensionado, puedo darme el lujo de dejar la zona de confort y comenzar a vivir otra vida, a otro ritmo. Además, puedo reunirme con mi familia, ya que mi hija menor vive en Costa Rica.

 

G.P.: ¿Desde su experiencia considera que el fenómeno de la radio de mala calidad que se está produciendo en la actualidad, no es solamente en nuestro país?

T.L.: No me parece que se esté haciendo radio “de mala calidad” en nuestro país. Como en todas partes, hay emisoras buenas, regulares y no tan buenas, pero si miramos los índices de audiencia, la radio en Colombia sigue gozando de muy buena salud, con 3 de cada cuatro personas mayores de 12 años escuchándola diariamente. Es probable que haya gente que no le gusta lo de ahora, pero la que la disfruta es mucha más.

 

“Creo que mi mayor aporte, para bien o para mal, fue el de haber traído el concepto de los ‘Morning Shows’ a Colombia.”

Oscar “Tito” López. Foto Cortesía: Blu Radio.

 

G.P.: ¿En alguna época se hacían famosos por la buena dicción, la excelente manera de leer y obviamente por poseer talento con la voz. Ahora, aunque la voz  sigue siendo clave, que otros requisitos deben tener las nuevas generaciones de locutores para triunfar en esta profesión?

T.L.: Hace siglos no existían los equipos de amplificación. Los cantantes necesitaban voces poderosas y escenarios de gran complejidad acústica para que el público los pudiera escuchar. Ahora existen micrófonos y equipos de sonido de gran calidad que permiten que gente que no tenga grandes voces pueda cantar o hablar ante el público en un escenario o en la radio sin problemas.

En el caso de la radio, hoy en día es más importante expresarse con claridad yendo al punto, sin hacerles perder tiempo a los oyentes, de manera entretenida y cálida. El locutor de hoy dispone de más herramientas de información que nunca. Debe estar bien informado, leer, estar actualizado con lo que sucede en el mundo.

Además, existen herramientas de producción de las que no disponían los locutores de antes. Hoy cualquiera puede descargar un software de audio y grabar en casa. Eso hay que aprovecharlo para practicar, practicar y practicar.

 

G.P.: ¿Cuáles son sus sentimientos para “Despiértese con Veracruz”?

T.L.: Fue el primer ‘Morning Show’ de Hispanoamérica. Un programa improvisado, sin muchas herramientas, en el que seguramente cometimos muchos errores pero, al fin y al cabo, apenas lo estábamos incubando. A mi salida, a finales de 1988, Donnie Miranda y su equipo llevaron ese programa a otro nivel, convirtiéndose en el número 1 en Medellín por muchos años.

 

G.P.: ¿Y qué palabras tiene para el programa “Tropical Latino?

T.L.: Yo nunca había trabajado con música Tropical. Siempre lo había hecho con Pop y Rock.  ‘Tropical Latino’ fue un programa con salsa, merengue y demás géneros tropicales. Para mí fue una gran oportunidad haber aprendido de conocedores de esa música como John Jairo Mégudan y Jota Fernando Quintero. Quise hacer un programa diferente, picado, lleno de información, ágil, excelentemente producido, como ninguno otro que se haya hecho en Colombia y probablemente en Latinoamérica. Ese programa no solo pasaba por la cadena Tropicana Estéreo de todo el país, sino que fue vendido a más de 80 emisoras en otros lugares del mundo.

 

G.P.: ¿Porque fue fuente de inspiración en su carrera Scott Shanon?

T.L.: Yo viví en Nueva York un tiempo, a mediados de los años 80. Viajé a esa ciudad para aprender de radio, para ver cómo la hacían en la capital del mundo. Y allí me encontré con ese monstruo, pionero de los ‘Morning Shows’, excelente  locutor y programador, quien tenía la indestronable emisora número 1 en el mercado de radio más importante del planeta.

Junto con Donnie Miranda, tuve la oportunidad de conocerlos, hablar con él y recibir sus consejos. Aunque la charla solo duró un par de horas, para nosotros fue como haber hecho una carrera universitaria en radio musical.

 

G.P.: Algunas de las figuras de la radio colombiana también lo han influenciado. Por ejemplo Armando Plata Camacho. ¿Por qué?

T.L.: Porque eran las voces con las que me identificaba. Las que me presentaban las canciones que me gustaban. Y porque tenían un estilo elegante, sobrio pero energético y entretenido. Me gustan las cosas de clase, bien hechas, cuidadosamente producidas. No me gusta la chabacanería. Y tanto Armando Plata como Otto Greiffenstein representaban ese sentir.

 

“Si no hubiera hecho una carrera en radio, me hubiera gustado ser piloto de aviación.”

 

G.P.: Según su concepto. C ¿uál ha sido la figura colombiana de la música más representativa en el exterior?

T.L.: Aunque en los años 50 y 60 hubo grandes voces que dieron a conocer nuestra música en el exterior, y a pesar de que Carlos Vives  les abrió las puertas a muchos de nuestros cantantes en Latinoamérica, para mí es indudable que nuestra gran estrella es  Shakira que ha sabido interpretar ritmos que llegan a todos los rincones del mundo y ha sido una verdadera triunfadora internacional. Sus canciones han sido número 1 en todo el planeta.

 

G.P.: ¿Con el cierre de tantas estaciones en FM y AM en el mundo y al mismo tiempo con la masificación de emisoras en internet que opina del futuro de la radio tradicional?

T.L.: Mucha gente no ha entendido lo que pasó en  Noruega  y cree que cuando se habla del cierre de emisoras de FM es que todas se pasaron a internet, y esto no es así. La radio Digital en su formato DAB sigue emitiéndose por las bandas de frecuencia modulada (FM), solo que mediante otra tecnología que es digital. Es decir, para captar esas señales, aún se siguen necesitando radios.

De otro lado, no creo que la radio por internet sea la solución. Sigo creyendo que la radio ‘tradicional’ sigue teniendo mucha vida por delante. El hecho de que países como Noruega hayan cerrado sus emisoras de FM lo único que muestra es que la radio está en permanente evolución.

 

G.P.: ¿Porque le apasionan la aviación?

T.L.: Desde muy pequeño tuve la oportunidad de volar. A mis dos años viajé a Noruega en un Súper Constellation, y tengo recuerdos borrosos de cómo disfrutaba viendo el movimiento de las hélices. Desde entonces, la radio me ha dado la oportunidad de recorrer medio mundo, y como a mucha gente, me apasiona viajar.

Algún día, en 1992, compré un simulador de vuelo, pues era el único videojuego del que había oído hablar, y descubrí que tenía esa pasión por volar. Hoy en día me desestreso con mi simulador, en el que puedo ‘volar’ de manera virtual por todo el mundo, en tiempo real y en línea, conectado con otros aficionados a la simulación.

Si no hubiera hecho una carrera en radio, me hubiera gustado ser piloto de aviación.

 

G.P.: ¿Que dejó en Blu Radio Tito López?

T.L.: Dejé un excelente cargo que muchos desearían tener. Dejé a Blu Radio muy bien posicionada y en pleno crecimiento. Dejé un equipo de colaboradores excelente, que aporta y aprende día a día. Dejé grandes amistades en todas las áreas. Dejé una empresa que protege y desarrolla a sus empleados. Dejé a La Kalle en su etapa inicial, un proyecto totalmente innovador que combinará Radio, televisión y streaming, aprovechando todas las plataformas de las que se disponen hoy en día para llegar a la mayor cantidad de gente posible. Dejé a un jefe que ya me había llevado a Caracol Radio a quien admiro y de quien he aprendido demasiado. En pocas palabras, dejé media vida allí.

 

G.P.: ¿Que lo animó a realizar la ZOO-MOTORA?

T.L.: Cuando Alejandro Villalobos se enteró de mi decisión de retirarme de Blu Radio y venirme a vivir a Costa Rica, quiso hacer realidad un sueño que venía construyendo desde hace años: volver a reunir en un solo programa a quienes hicimos parte de dos de los programas más recordados de la radio en Bogotá: “El Zoológico de la Mañana” de 88.9 Súper Stereo y “La Locomotora” de Radioactiva.

Hubiéramos querido tener a todos quienes pasaron por esos programas pero era muy complicado, así que finalmente terminamos haciéndolo quienes, además de haber sido compañeros de trabajo, seguimos siendo grandes amigos.

 

G.P.: Definitivamente ya usted se ganó un espacio de jerarquía en la historia radial de Colombia. ¿Cómo se siente por tan merecido lugar?

T.L.: Creo que mi mayor aporte, para bien o para mal, fue el de haber traído el concepto de los ‘Morning Shows’ a Colombia. Gracias a ello pude trabajar con grandes talentos y conocer excelentes personalidades en Medellín, Bogotá y el resto del país.

También, y gracias a estos programas, les abrimos a las emisoras de FM la oportunidad de hacer otro tipo de espacios que no fueran musicales. Probablemente sin los ‘Morning Shows’ no hubieran salido formatos divertidos como ‘La Luciérnaga’ o  programas hablados como ‘Viva FM’. Suena pretensioso, pero estoy seguro de que sus realizadores muy seguramente tuvieron en cuenta el éxito de ‘El Zoológico de la Mañana’ y ‘La Locomotora’.

Si eso lo consideran importante, pues viviré muy agradecido.

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook618Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Email this to someone