Eleider "Storm" Alvarez
Eleider "Storm" Alvarez

Eleider “Storm” Álvarez: “Al que le van a dar le guardan”

Por Germán Posada

Germanposada77@gmail.com

 

 

El boxeador colombiano Eleider “Storm” Álvarez es definitivamente sensación en la ciudad de Montreal, actualmente se prepara para una de sus peleas más importantes en su carrera como profesional. El próximo 24 de febrero se enfrentará al rumano Lucian Bute, quién ha sido el verdugo de los boxeadores colombianos en tierra canadiense y específicamente en Montreal.

En 2007 Lucian Buté le arrebató el título a Alejandro Berrío, quien vino a esta ciudad a realizar su primera defensa de los supermedianos de la Federación Internacional de Boxeo (FIB). Luego en su quinta defensa venció a Edison “La Pantera” Miranda y por último a Fulgencio Zuñiga. Las tres peleas se han realizado en el Centre Bell de la Gran Metropoli.

Luego de una fructífera carrera como amateur que le incluyen participaciones en Panamericanos (2007) y Juegos Olímpicos de Pekín (2008), Álvarez decidió probar suerte como profesional en Canadá, residenciándose en la ciudad de Montreal desde el año 2009. Durante su carrera ha vivido la decepción por la anulación de importantes combates con boxeadores reconocidos como Allan Green, Otis Griffin  y  Chaw Dawson que le hubieran dado -sin duda alguna- más popularidad a su nombre.  Pese a estas eventualidades el boxeador antioqueño conserva una intachable ficha de (21-10K-0). Actualmente es el campeón Plata de los semipesados del Consejo Mundial de Boxeo (WBC) y aspirante número uno por título mundial en la misma asociación. Su última pelea fue contra el polonés  Norbert Dabrowsky

Eleider sabe que está muy cerca de convertir en realidad su sueño de ser campeón mundial y está trabajando con mucho esmero y dedicación para lograrlo.

“Me estoy  preparando desde que entré al ranking mundial de los diez mejores hace tres años”, dice sonriente “Storm” (Tormenta) Álvarez, calificativo con el cual se le conoce en el mundo del boxeo.

Hace un año Eleider Álvarez se clasificó como es el aspirante obligatorio al título mundial de los semi pesados de la WBC y debe afrontar al campeón actual Adonis Stevenson de origen haitiano residenciado también en Montreal.  La realización de esta pelea se ha visto complicada porque ambos boxeadores pertenecen al mismo representante y las condiciones que se manejan al interior de la organización para concluir un acuerdo monetario, sumado a las efímeras negociaciones de derechos de transmisión con canales deportivos de los Estados Unidos han tenido peso a la hora de organizar la pelea.

 

“Si me convierto en campeón mundial agradeceré primero que todo a Dios y después a mi mamá porque por ella soy boxeador.”

Eleider “Storm” Alvarez

 

Mientras este enfrentamiento se hace realidad, Eleider  sigue peleando pero también arriesga su derecho  por el título mundial, por ejemplo,  al haber aceptado la pelea con el polonés Dabrowski, y de haber salido perdedor,  hubiera sido  Dabrowski quien automáticamente habría tenido la oportunidad de ser el retador oficial contra Stevenson.  Idéntica situación se presenta ahora con su próximo rival Lucian Bute  el 24 de febrero en el Centro Videotron en la ciudad de Quebec.

“Me siento muy tranquilo y me estoy entrenando a conciencia para esta pelea  y espero dar ese día una gran sorpresa. A Bute lo respeto,  es un buen boxeador y fue campeón. Ya tomé un riesgo con el polonés, no fue fácil pero gané por decisión con resultados ampliamente a mi favor, así lo vieron los jueces.”, responde con mucha serenidad y seguridad Eleider, a quien su entrenador Marc Ramsey le sorprende enormemente el nivel de Álvarez cuando tiene que enfrentarse a rivales de peso como Buté.

“Mi entrenador se queda sorprendido cuando asumo un reto como estos,  mi nivel cambia automáticamente y doy lo mejor de mí”, dice el antioqueño.

Álvarez trabaja fuertemente para recuperar la pegada que tenía antes de una cirugía en su mano derecha a causa de una lesión. Su excelente técnica en el ring ya es reconocida por los expertos del tema pero él también  es consciente que recuperar de nuevo su fuerte golpeada con la que ha sumado diez nocauts es muy importante para su carrera.

Ya son siete largos años que Eleider suma a su estadía en Montreal, la ausencia de su familia, la comida, las costumbres, el clima y sus amigos, pero estos años por fuera de su país le han dado más madurez a su trabajo como boxeador profesional y en el que ha encontrado otros seguidores que también lo apoyan.

“Siento que tengo el respaldo de la gente de acá. De la gente de Quebéc.  De muchos haitianos que me dicen que están conmigo y eso me llena de satisfacción.”, comenta prudentemente Álvarez quién sabe muy bien que no solamente los seguidores del boxeo están pendientes de él sino también los diferentes medios que acechan sus pasos y cada movimiento que hace porque saben que esta pelea con Buté, será la gran sensación que abrirá la velada boxística en 2017 en Canadá y que le dará la antesala a la gran pelea por título mundial frente a Adonis Stevenson.

Contrario a la popularidad  del púgil colombiano en Montreal, en Colombia muy poco se han preocupado por el desarrollo de su carrera en el exterior, pero esta situación poco le afecta a este gladiador que se concentra seriamente en su único objetivo de convertirse en campeón mundial en la tierra que lo adoptó.

“Creo que es muy poca la gente que lo sabe. Quizá la gente que sigue el boxeo en nuestro país. En mi región de Urabá me conocen. Cabe recordar que el deporte favorito en Colombia es el futbol y los siete días de la semana la gente se preocupa por futbol. De hecho a mí también me gusta y cada que puedo apoyo a nuestra selección.  Yo ya me acostumbré,  esto ha sido así desde que soy boxeador y ya no le veo ningún problema a eso.”, argumenta Álvarez.

Para Eleider lo más claro que tiene en la vida es que su venida a Montreal era para algo grande, que está muy cerca de lograrlo y que los sacrificios que ha tenido que aguantar muy pronto van a tener su recompensa.

“Esto ha sido largo y trabajado. Al que le van a dar le guardan. Cuando haga realidad mi sueño de convertirme en campeón mundial agradeceré  primero que todo a Dios. Después a mi mamá porque por ella soy boxeador. A mi equipo de trabajo, mi entrenador, mi manager, mi promotora, a mi familia, a mis amigos y a la gente que me han apoyado y que siempre han creído en mí.” 

 

Share on Facebook235Tweet about this on TwitterShare on Google+1Share on LinkedIn0Email this to someone