Alejandro Farffann. Foto cortesía: Alejandro Farffann.
Alejandro Farffann. Foto cortesía: Alejandro Farffann.

Alejandro Farffann: “Yo no concibo nada en la vida sin pasión”

Muchos se destacan por su excelente desempeño como deportistas de élite y algunos por su talento para narrar, analizar o comentar deportes. Este es el caso del periodista antioqueño, Alejandro Farffann, quien movido por su pasión y su instinto aventurero, renunció a sus labores profesionales en la ciudad de Medellín para instalarse en la ciudad de Miami en el año 2005 en busca de mejores perspectivas.

Demoler casas, parquear carros y repartir panes, fueron pasos que ayudaron a construir el camino y a cimentar la fulgurante carrera de este colombiano en los medios deportivos más influyentes de habla hispana en los Estados Unidos y Latinoamérica. Actualmente trabaja para beINsports  como talento principal.

Alejandro Farffann nos cuenta parte de su vida y de sus logros profesionales que son sin duda alguna un gran ejemplo y fuente de inspiración para futuras generaciones que desean formar parte de los medios en el mundo deportivo.

 

 

Por Germán Posada

Germanposada77@gmail.com

 

“Me dijeron que estaba loco, que como se me ocurría dejar mi posición y comodidad en Medellín para irme a lavar a platos a Miami.  Pero yo sabía lo que tenía en mente y no dudé en venirme.”

Alejandro Farffann. Foto cortesía: Alejandro Farffan.

Alejandro Farffann. Foto cortesía: Alejandro Farffan.

 

 

G.P.: ¿Cuáles son sus estudios?

A.F.: Soy egresado de la primera promoción de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Medellín y estudié todos los cursos de inglés en el Centro Colombo Americano.

 

G.P.: ¿Cuál fue su experiencia profesional en Colombia? A.F.: En Colombia empecé cargando cables en Radio Súper montando la parte técnica de los camerinos en los estadios. Tuve la primera oportunidad en el grupo de Carlos Alberto Bermúdez y de “Piscis” Restrepo, entre otros. Luego pasé a Caracol, entré como vendedor pero me quedaba más en las emisoras conociendo a sus directores y a los tres meses me despidieron. Pese a esto me quedé trabajando gratis por dos años y así participé en los programas “Buenos Días Deportes” con Guillermo Montoya Callejas, en el “Gallo” de Radioacktiva y en el programa de la tarde con Juan José Becerra.  Luego en Todelar ya pagado, trabajé en el Noticiero Todelar de Antioquia en la mañana con Don Javier Velásquez Yepes, gran maestro en mi vida. En el grupo de deportes con Luis Fernando Posada “Posadita”  y hacía los deportes de la X y de la Z.

Dos años después me llamaron del Deportivo Independiente Medellín y me ofrecieron la Jefatura de Comunicaciones del equipo que estaba prácticamente muerta y  acepté el reto creando la Revista del Medellín, su página web, monté los famosos lanzamientos del uniforme del equipo nunca antes visto en Medellín y creo que tampoco en el resto del país. A mi llegada el equipo quedó campeón después de 45 años. Fuimos terceros en Copa Libertadores, luego otra vez campeones contra el Nacional. Y para finalizar Sergio Fajardo Valderrama en ese entonces alcalde de Medellín me invitó a trabajar con él como Jefe de Comunicaciones de la Secretaria de Gobierno de Medellín. A la par era profesor de comunicaciones de mi facultad.

 

G.P.: ¿Cómo descubrió su pasión por los deportes?

A.F.: Yo no concibo nada en la vida sin pasión. Desde que tengo uso de razón mi primera memoria como ser humano es estar al frente de un televisor Hitachi de 14 pulgadas en blanco y negro viendo la final entre Argentina y Holanda en 1978. También jugando en la calle con un balón que me trajo el niño Dios a la edad de 5 años. Mi papá siempre estuvo muy metido en el deporte y siempre me llevaba a diversas actividades en donde conocí mucha gente del medio deportivo. Creo que era mi destino no había manera de irme hacia otro lado.

Alejandro Farffann. Foto cortesía: Alejandro Farffann.

Alejandro Farffann. Foto cortesía: Alejandro Farffann.

G.P.: ¿Quiénes lo inspiraron para dedicarse a ser comentarista deportivo?

A.F.: Son muchos. Gracias  a Dios nacimos en un país privilegiado en ese sentido. Obviamente de niño la misa en la noche  era la -Gran Polémica de los Deportes- que la escuchaba con mi papá. Escuchar a tantos maestros juntos fue muy inspirador. Mis respetos siempre para el maestro Hernán Peláez, una eminencia, un genio. Edgar Perea, Wbeimar Muñoz Ceballos, Carlos Antonio Vélez, Iván Mejía, Carlos Arturo Rueda, Los hermanos Arcila…. son tantos que dejo gente afuera y es muy injusto.

 

G.P.: ¿Por qué su inquietud de viajar a Miami?

A.F.: Renuncié a todo lo que había logrado profesionalmente en Colombia. Desde muy niño siempre tuve la inquietud de irme. Sentía que había que salir y caminar, el mundo es muy grande. Siempre entendí que Miami era la capital de las Américas y para mis sueños era claro que esta ciudad era el mejor lugar.  Me dijeron que estaba loco, que como se me ocurría dejar mi posición y comodidad en Medellín para irme a lavar a platos a Miami.  Pero yo sabía lo que tenía en mente y no dudé en venirme.

 

G.P.: ¿Cómo se dieron las cosas para iniciar su recorrido profesional en esta ciudad?

Foto cortesía: Alejandro Farffann.

Foto cortesía: Alejandro Farffann.

A.F.: Como dice la frase: “Only in América”, recién llegado y parqueando carros tuve una entrevista con el director de ESPN, Juan Antonio Sempere, me concedió una cita de 15 minutos y resultamos hablando dos horas y media. A través de unos correos que habíamos intercambiado le manifesté que imaginaba lo ocupado que era pero que también imaginaba que en poco tiempo se daría cuenta que podría tener al frente un gran talento que no podía desperdiciar o a una persona que no valía la pena. Hablamos de 11:00 am hasta la 1:30 pm  de deportes. “Yo nunca había conocido a nadie que supiera de todos los deportes como usted lo sabe”, me dijo, y me ofreció un lugar como freelance para escribir una columna mensual para ESPN y me regaló unas revistas. A mi salida vi cruzando la calle a Adriano Galliani para la época presidente del Milán y salí detrás de él con las revistas que me había regalado Sempere. Al acercármele le expliqué que trabajaba para ESPN y le pedí su número para una entrevista telefónica -cosas de Dios- me respondió que en tres horas partía hacia Milán y me concedió la entrevista invitándome a almorzar. El material resultó de 9 páginas y así obtuve mi primera publicación que paró la edición que se estaba planificando para ese mes. Seguía parqueando carros, porque no me alcanzaba el sueldo.  A los seis meses a través de un contacto me recomendaron para Yahoo y allí me aceptaron como contratista y trabajaba como editor de deportes. Al año pasé a ser Director de Deportes de Yahoo para los Estados Unidos y para todo el continente americano en español.  Al año me recomendaron para Telefutura un canal de Univisión. Durante 5 años trabajé de 9:00 am a 6:00 pm en Yahoo y de 7:00 pm a 1:00 am en Telefutura en “Contacto Deportivo” como productor. En el 2012 estando en Terra como director de deportes, Rafael Torres, director de beINsports me abrió las puertas como freelance y desde ese año me desempeño tiempo completo como talento principal. En el mismo edificio funcionan otros canales y entre ellos está Directv para Latinoamérica. Hay una alianza entre ellos y trabajo para ambos cubriendo torneos deportivos.

 

G.P.: ¿Cuáles son los deportes que actualmente comenta?

A.F.: En beIN solo fútbol. En Directv futbol y baloncesto. Puedo comentar otros deportes, pero hasta el momento no he tenido necesidad de hacerlo.

 

G.P.: ¿Y cuál es el de su preferencia?

A.F.: El que prefiero es el fútbol, es mi elemento natural.

 

G.P.: ¿A su partida era consciente de que podía llegar a ser difícil trabajar en su profesión?

A.F.: Si. Lo tenía muy claro. Pero nunca llegué a este país con la mentalidad de no lavar platos o parquear carros por el hecho de ser un profesional. Nunca me desesperé. Cuando llegué trabajé en construcción. Jamás había llegado a coger un martillo y me tocó demoler casas. Me levantaba a las dos de la madrugada a llenar un camión con panes en una bodega para luego repartirlos en 13 supermercados. Terminaba entre tres y cuatro de la tarde de lunes a sábado. Esto por fortuna no fue muy largo, pero en esos meses, créame que cada día fue el más largo de mi vida pero aprendí mucho. Me formé,  fortalecí mi carácter, aprendí de humildad y a valorar muchas cosas.

 

G.P.: ¿Qué piensa del papel de José Nestor Pekerman como técnico de la selección Colombia?

A.F.: Para mí es un acierto gigantesco. Es el formador de futbolistas jóvenes más grande de la historia de Suramérica y tenemos la suerte de tenerlo. Ojalá lo dejen trabajar,  que entiendan que él sabe mucho y que se quede muchísimos años y le permitan dejar huella. Es un hombre serio, respetuoso, llegó a darle orden a cosas que nos faltaban y que son fundamentales como el descanso del jugador. Tener al jugador alejado del ruido. Nos profesionalizó, nos educó. Me parece que en América Latina aprendemos a que el desorden es la norma y  que es normal vivir en el desorden y en el caos y cuando alguien trata de enseñarnos orden y disciplina nos enojamos. Respetaré y le daré mi apoyo al orden y a la disciplina siempre.

 

G.P.: ¿Podríamos llegar a ver jugar  a un colombiano en la NBA?

A.F.: Ojalá. Con lo que acabamos de ver en los juegos olímpicos y que ya venía desde Londres yo no tengo la menor duda. En Colombia tenemos el biotipo para ser potencia en el deporte a nivel internacional. Hay materia prima para casi cualquier deporte. Pero se necesita inversión, infraestructura, dinero, orden y disciplina. Una medalla de oro vale dinero y para eso hay que tener los escenarios, la materia prima, el entrenador bien pago, el deportista dedicado ciento por ciento a su labor. El día que tengamos una liga profesional de baloncesto, que se les pague a los jugadores, cuando en las universidades el deporte sea bien apoyado vamos a tener muchos más deportistas de élite. Cuando las entidades a quienes corresponda patrocinar el deporte entiendan que el deporte es un vehículo maravilloso también en lo económico vamos a tener muchísimo éxito.

 

G.P.: ¿Qué piensa del éxito de nuestros deportistas en Rio?

A.F.: Regreso a su pregunta anterior y si miramos lo que era el apoyo del gobierno al deporte hace 30 años y lo que es hoy, me parece que se ha avanzado muchísimo. Claro, falta mucho también. Me parece que los deportistas de élite tienen ahora entrenadores de élite. Que hay mucho más dinero para el deporte que proviene de los impuestos por ejemplo. Si se cumplen las promesas, como la -famosa casita-, se puede pensar incluso en duplicar esas medallas de oro que se consiguieron en Rio. Si la inversión sigue en el deporte, este seguirá avanzando.

 

G.P.: ¿Cómo ve el futuro de Radamel Falcao ahora de nuevo lesionado?

A.F.: Independiente de nuestro trabajo como profesionales en el análisis de los deportes nos duele y lo sentimos según el caso del deportista. Para mí  Falcao fue en su momento el mejor 9 del mundo. Cometió un un gran error y se fue para donde no era y esto le partió la carrera en dos. Afortunadamente es un hombre muy organizado en lo personal y financieramente. Creo que futbolísticamente jamás volveremos a ver al Falcao que conocimos. Cuando se recupera mal de una lesión tan grave a esa edad y en la posición en la que él juega en donde se necesita estar al ciento por ciento, es imposible. Aspiro que lo podamos volver a ver unas dos o tres temporadas en un nivel medio alto haciendo goles en un equipo de nivel medio en Europa con lo que podría aportar mucho a Colombia. Pensaría que podría jugar en Rusia.

 

G.P.: ¿Leonel Messi podría llegar a ser campeón del mundo con Argentina?

A.F.: Lo veo muy complicado. Me parece que la oportunidad que tuvieron en Brasil no se les repite en la vida. Creo que Messi tiene un problema grande con la camiseta de su país, pareciera que le pesa mucho. Además no le colaboran. No está bien rodeado. Salvo muy pocas excepciones, en general el jugador de hoy de la selección argentina ha perdido el sello distintivo que tuvo siempre, el temperamento fuerte, invencible, con una mentalidad indestructible. Ahora es muy blando, sin fortaleza mental. Hay mucha calidad pero muy poquita sangre.

 

G.P.: ¿Qué les sugiere a las nuevas generaciones que sueñan con ser comentaristas de deportes como usted?

A.F.: Primero les haría una sugerencia a los ejecutivos de los medios. Desde ahí empieza el respeto por la profesión.  A mi me da mucha tristeza como mi profesión cada vez es menos respetada y esto empieza por las universidades y quienes las dirigen. Me parece una pena, una vergüenza que le abran un micrófono a cualquiera para que hable de deportes. Esto no tiene sentido. Para esto hay que estudiar. Hay que prepararse. Esto hay que vivirlo los siete días de la semana y las 24 horas del día. Hay que leer, hay que conocer la historia. Hay que especializarse. Hay que tener respeto. No se puede abrirle micrófono a alguien que no tiene idea por pagarle una miseria.  Hemos permitido casi que una prostitución de la profesión. Esto me ofende profundamente porque yo estudié, me hice y vivo para esto de una manera profesional y responsable.

Siempre les dije a mis estudiantes que todo ser humano tiene un gran talento como mínimo. Lo importante es descubrirlo rápido e irse por ahí a muerte porque sin pasión es imposible funcionar en la vida. No hay que desfallecer, ni dejar de estudiar. Estar al día todos los días porque el deporte genera a diario noticias, cambios, actualizaciones. Esto hay que vivirlo como una vocación. Como ser médico o ser cura.  

 

 

 

 

Share on Facebook237Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn2Email this to someone