Willian Vinasco Ch: “Más que un Magnate soy un Emprendedor”

Willian Vinasco Ch. Foto Cortesía: Radiopolis.

Willian Vinasco Ch. Foto Cortesía: Radiopolis.

Willian Vinasco Ch, es sin duda alguna una de las personalidades de la radio y la televisión en Colombia que desatan toda clase de comentarios, algunos menos bondadosos que otros.

Su personalidad con un sentido del humor magnífico y un tomador de pelo fuera de serie combinan perfectamente con su tenacidad, inteligencia y sagacidad para los negocios como lo narra Armando Plata Camacho en su libro “Ser Alguien”.

De sus aventuras en el pasado como haber sido taxista, vendedor de quesos, propietario de lavandería, pretendido ser cura y aspirante a la alcaldía de Bogotá, Willian Vinasco Ch, nos comparte un trozo de su vida en esta entrevista  “muy humana” como él lo describe y  nos transporta al presente para compartirnos parte de su experiencia como hombre de medios, hombre de empresa y sus famosas narraciones con “caché”.    

 

Por Germán Posada

Germanposada77@gmail.com

 

G.P.: ¿Como comenzó “Radiopolis” y porqué el nombre?

W.V.: Radiopolis comenzó hace unos seis o siete años calculo, antes lo llamábamos WVR y notábamos que se confundía mucho con la W de Caracol, por esta razón nos dedicamos a averiguar en diferentes agencias de publicidad para que nos manejaran la opción de un nuevo nombre y una de las agencias sugirió “Radioplis” y no nos disgustó. Consideramos que era una radio de avanzada, de ciudad y lo aceptamos, así dejó de ser WVR que eran mis iniciales (William Vinasco Radio) para convertirse en lo que es hoy.  

G.P.: ¿Cómo ha tomado en su vida el hecho de que su hija Karen le haya seguido los pasos en la radio?

W.V.: Para mí ha sido una ayuda muy importante porque Karen desde muy pequeñita me ha acompañado en el ejercicio de esta profesión, yo la llevaba a los diferentes programas que  hacía en Todelar como “Una Hora con la Sonora” y noté en ella un gusto particular por la música y con el paso del tiempo le fuí soltando la programación y ella también fue investigando acerca de la música, este aprendizaje le permitió un día sacar un experimento al combinar diferentes ritmos y géneros musicales, anteriormente las emisoras en Colombia se especializaban en un solo género musical y ella llegó un poco más allá mezclando música colombiana e internacional, y así nació la nueva programación de “Candela Stereo” que lleva 8 años en primer lugar. Es más fácil conseguir un auditor o un abogado, que un buen programador, esto quizá esto me permitió garantizar con el paso del tiempo la estabilidad de un primer lugar de la emisora gracias a su habilidad musical y a su buen oído. Karen también me da la mano en lo que tiene que ver con la parte organizacional y administrativa ya que es abogada y su respaldo es fundamental en el éxito de la Compañía.      

G.P.: ¿Por qué gustan tanto “Candela” y “Vibra”?

W.V.: En primer lugar Candela logró identificarse con esa estrategia musical que ingenio Karen y en segundo lugar porque es una emisora que transmite la música que ha sido éxito en años anteriores, no probamos música, no nos arriesgamos con artistas nuevos, pasamos solo éxitos que ya han sido posicionados en años anteriores y cuando un disco definitivamente es un éxito reciente nos anticipamos a fortalecerlo al aire. Creo que la fórmula del humor, de los cuenta chistes que empecé hace algunos años con la “Nena” Jiménez y otros humoristas como “Chumillo” combinados con la música ha sido un factor importante para su éxito. La identidad con los oyentes a partir de la participación, las complacencias, de los premios, los concursos, los eventos, es otro factor que jala muchos oyentes. Vibra  se ha focalizado directamente hacia un mercado femenino y juvenil entre los 19 y 42 años, y su éxito se debe a la calidad y cantidad de música, como la balada pop y la salsa romántica, es una programación sin estridencias.

G.P.: ¿Algunos consideran que en sus programas predomina el lenguaje vulgar y sexista. ¿Qué opina?

W.V.: Nuestra programación es catalogada como la más sana de la radio, veo con preocupación que en efecto hay estaciones de radio en donde existe la vulgaridad, el maltrato, la grosería, nosotros teníamos hace muchos años un humorista y un locutor que no conservaban ese respeto en el lenguaje que un comunicador debe tener cuando se dirige a una población cualquiera que sea, numerosa o no tanto, pero hace varios años nuestra programación tiene un control de calidad de quien la dirige que soy yo y no se escucha una sola palabra vulgar, un detalle grotesco, un maltrato al aire, yo creo que esa es la contribución que debemos hacer los comunicadores cuando estamos al frente de emisoras.

G.P.: ¿A qué atribuye su éxito empresarial?

W.V.: A una persona muy importante que ya falleció y que es Don Germán Tobón Martínez hijo de Don Fernando Tobón de La Roche también fallecido. El fue la persona que me dió la mano en ese momento en el cual lo necesitaba ya que él no me pagaba a mí con sueldo sino con cupos y los cupos me permitieron tener un ingreso mayor que los honorarios o sueldo que hubiera recibido. Yo he sido muy juicioso y disciplinado en los trabajos que he hecho y gracias a ello Don Germán me propuso que fuéramos socios en Acuario y después el me vendió su parte de la empresa la cual hoy se llama Vibra Bogotá. Ahí comencé yo mi carrera de empresario y si él no me hubiera facilitado esa posibilidad de haber sido su socio, muy seguramente no hubiera despegado o me hubiera demorado más en despegar. A él le debo esa oportunidad de trabajo pero sobre todo la oportunidad de hacer empresa.   

G.P.: ¿De dónde salió ese  “William Vinasco Ché, está narrando con caché”

W.V.: En una oportunidad estábamos en Venezuela y el narrador Benjamín Cuello en esa época trabajando para Caracol me dijo: “Willi te tengo la frase tuya: Willian Vinasco Ch, esta narrando con caché”, me gustó mucho y luego Guayacán me la grabó como un jingle y empecé a pasarlo en radio y en televisión y fue haciendo carrera.

 G.P.: ¿Como recuerda esa experiencia en Radio Tequendama cuando batió record hablando por espacio de cuatro días al lado del reconocido Armando Plata Camacho?

W.V.: Esta experiencia me ayudó mucho a impulsar mi carrera porque yo no era un locutor tan reconocido como Armando Plata, el ya tenía prestigio en la radio, mientras que yo era simplemente un supernumerario de Radio Tequendama. Realmente la persona designada por el director para hacer esa maratón era un compañero que se llama Enrique Ortiz Sánchez, yo había transmitido un evento la noche anterior y a Enrique le había dicho su esposa que por cada día que dejara de dormir perdía un año de vida, entonces él se echó para atrás y Armando no encontró otro “partner” que William para hacerle la segunda y así arranqué con él esta experiencia que en primer lugar me dió a conocer porque tuvo una gran trascendencia a nivel de medios y a nivel de la población y en segundo lugar los directivos de la cadena me vieron como directivo también, como alguien creativo, que podía aportar en otra área distinta a la artística, así empecé a trabajar como director, primero en La Voz de Bogotá y luego en Radio Continental que era la matriz de la Cadena Todelar. Esta fue una etapa muy importante en mi vida.   

Willian Vinasco Ch. (izq) Armando P. Camacho (centro) Foto Cortesía: Libro SER ALGUIEN

Willian Vinasco Ch. (izq) Armando P. Camacho (centro) Foto Cortesía: Libro SER ALGUIEN

G.P.: ¿Buena, regular o mala su experiencia por haber pretendido ser alcalde de Bogotá?

W.V.: Buena en lo personal, me enriqueció mucho, me permitió establecer un contacto diferente con el mundo complejo de la política y con profesionales con los cuales nunca había llegado a tener un contacto directo. Regular en la medida en que afecté los recursos de la compañía para financiar mis campañas, no recibimos dinero de nadie ni tuvimos concejales que lanzáramos en aquel ejercicio político. Malo porque yo veo que es muy difícil conseguir un cambio de dirección en Bogotá que tiene una izquierda que vota muy disciplinadamente a partir del Polo Democrático, de la Anapo o grupos de izquierda que suman más o menos un millón de votos y ya llevamos tres periodos de alcaldes que no ha aportado mucho en el desarrollo de la ciudad, que por el contrario cero que la han frenado en movilidad y en seguridad.

G.P.: ¿Por que alguna vez en su vida pensó en ser cura?

W.V.: En aquella época cuando yo era sardino en cada hogar como que había que tener un cura y yo fui el designado en la familia, yo era el de la santa misa, el juicioso, el disciplinado y empecé en el colegio de Nuestra Señora a establecer contacto directo con el Seminario Mayor, pero cuando se llegó la hora de tomar una decisión me fui más por el derecho que por la carrera de sacerdote y gracias a Dios me han salido bien las cosas afortunadamente.     

G.P.: ¿La Selección actual de futbol es la mejor que ha tenido Colombia en su historia futbolística?

W.V.: Creo que todas se merecen todos los meritos y la gratitud del pueblo colombiano. Seriamos un poco injustos con las selecciones de Italia 90,  EE.UU. 94 y Francia 98. Hay jugadores que permanecen en nuestra memoria y permanecerán por siempre porque nos dieron grandes satisfacciones como el 5-0 contra Argentina en condición de visitante y también el 1-1 en el Mundial de Italia frente a Alemania. Ahora tenemos una mayor cantidad de jugadores muy estructurados algunos hablando otros idiomas y con una gran disciplina. Pero creo que cada uno merece los meritos de la época. La Selección de Maturana de la década del 90 siempre permanecerá en nuestro recuerdo. La de Pekerman me parece que hay que agradecerle los éxitos que nos han dado y los que vienen porque estoy seguro de que esta camada que en su mayoría juegan en Europa nos seguirán dando muchas satisfacciones.

G.P.: ¿Lo más doloroso que le haya pasado al futbol colombiano?

W.V.: La muerte de Andrés Escobar porque no solamente fue una gran injusticia su fallecimiento como consecuencia de ese altercado que tuvo en un restaurante cuando regreso del Mundial sino también porque vendió una pésima imagen de nuestro país a nivel mundial. Nosotros quedamos calificados como personas demasiado violentas, nadie en el mundo podía aceptar que por un penalti fuera un jugador asesinado.

G.P.: ¿Y lo mejor?

W.V.: A mí personalmente la transmisión del empate 1-1 contra Alemania en el Mundial de Italia porque fue un momento definitivo en el cual pasamos por primera vez a una segunda instancia en una Copa del Mundo. Colombia había jugado muy bien pero al cierre del partido Littbarski nos hizo un gol que nos dejó fríos, por el momento mismo que se sucede ese pase del Valderrama a Rincón y luego el gol por debajo de las piernas al arquero Alemán, yo creo que es el momento más emocionante en mi vida como narrador deportivo y un momento que permanece en la historia de los colombianos que recordamos con gran orgullo y satisfacción.  

  

G.P.: ¿El nombre de su restaurante “Santa Costilla” tiene algo que ver con su vocación religiosa?

W.V.: También fue consecuencia de una invitación que hicimos a una agencia de publicidad y nos dieron varias opciones y después de varios nombres nos gusto “Santa Costilla” porque identificaba perfectamente nuestro producto que es la costilla y afortunadamente va muy bien.

Lucho Herrera(medio) Willian V. Ch. (der) Foto Cortesía: Radiopolis.

Lucho Herrera(medio) Willian V. Ch. (der) Foto Cortesía: Radiopolis.

G.P.: ¿Porque la entrevista que le hizo a Lucho Herrera cuando ganó la vuelta a España es la más importante en su vida?

W.V.: Porque no era fácil robarle en el Paseo de la Castellana al ganador de la vuelta a España a cien mil españoles que estaban ansiosos de verlo, de tocarlo y de tomarse fotos con él y porque además la Federación de Cafeteros le había quedado mal a Andrés Pastrana en aquel momento director del noticiero TV HOY de Datos y Mensajes y resultó imposible de llevarlo a la Torre de la Televisión Española, entonces logré convencer a José María García un colega español para que me prestara el helicóptero que tenía en el Santiago Bernabéu y generosamente me prestó dos, no fue fácil la estrategia de convencer a Lucho Herrera, convencer a los papas, a los periodistas, a José María. Fue un momento muy emocionante cuando llegamos a la Televisión Española y empezamos el dialogo con el presidente Barco en aquella época. Por la lucha que tuve y los momentos de riesgos que nos jugábamos me pareció muy emocionante lograrlo. 

G.P.: ¿Después de tantos desplantes que le hizo el cantante José Luis Perales todavía lo sigue admirando?

W.V.: Claro que sí. Yo creo que la vida es una secuencia de triunfos y de fracasos y deja la experiencia de que hoy estamos arriba y mañana no lo estamos. De que no debemos menospreciar a ninguna persona por sencilla y humilde que sea y que cuando estemos arriba debemos ser personas igualmente naturales, condescendientes, buenas personas. Yo creo que esa fue una lección con José Luis Perales porque en el momento mismo en el cual ya no era tan famoso, no éramos los periodistas los que lo buscábamos ya era él quien buscaba a los periodistas para que volviéramos a tener en cuenta su música. Es una lección de vida para todos nosotros, no puede uno creer que ya lo tiene todo cuando realmente la vida nos da enseñanzas para que capitalicemos y aprendamos y seamos en la medida de lo posible buenas personas.     

G.P.: ¿Todavía hay nervios antes de comenzar una narración deportiva?

W.V.: Siempre siento cosquillitas en el estómago, siempre trato de hacer mis ejercicios de calentamiento, de prepararme lo suficiente para que salga lo mejor posible una transmisión, creo que siempre está esa adrenalina que no se pierde y que hace falta para concientizarse de tratar de hacer un buen trabajo.  

G.P.: ¿Que es el beso?

W.V.: “El beso es como la unión de labios…….que no hay un beso que cause más dolor y que más el alma taladre… que el que se da con dolor al cadáver de una madre”.

Es un poema que yo declamé cuando estaba muy pequeñito en el colegio y con el cual me gané un concurso, creo que antes de que me descubriera el padre Guillermo Agudelo Giraldo pensando en que yo tenía buena voz yo ya había hecho mis primeros pinitos en el micrófono con la declamación. Siempre me identifiqué con la poesía y hoy por hoy a esto le debo la interpretación y las narraciones al aire.

G.P.: Se le considera un magnate de la radio colombiana. ¿Está de acuerdo con este calificativo?

W.V.: Más que un magnate soy un emprendedor, yo empecé con Acuario Stereo que hoy se llama Vibra Bogotá y con una emisora fui comprando la otra y así formamos Radiopolis. Pero yo no pierdo mi disciplina, me levanto todos los días a las cuatro, a las cuatro y media estoy en la emisora y a las cinco estoy al aire. Mi trabajo más que convertirme en un magnate o tener mucho dinero es amor a la radio, a mi me encanta lo que hago, lo disfruto, soy muy feliz y es una bendición que uno pueda decir: “Vivo de lo que me gusta”, en la medida en la que pueda trato de tener una empresa organizada, generar empleo, fortalecer la fundación que tenemos en la Compañía y en lo posible tener un bajo perfil.

G.P.: El famoso y legendario narrador –Andrés Salcedo- critica fríamente en sus comentarios a varios comentaristas y narradores de futbol en Colombia. Usted tampoco se le ha escapado. ¿Tiene una opinión al respecto? ¿Esto le incomoda?

W.V.: No. Yo creo que quienes somos personas públicas y en nuestro caso quienes trabajamos en radio y en televisión estamos expuestos a la crítica y yo me jugué una carta que era muy difícil en su momento y era cambiar esa costumbre que tenían los colombianos de escuchar el audio de la radio y quitarle el volumen al televisor. Lo que yo pensé fue simplemente ponerle más velocidad y más alegría con frases y música a mis narraciones para que el televidente también tuviera audio del televisor. Yo se que este fue un cambio importante y atrevido en su momento que mereció toda suerte de criticas pero hoy por hoy todos los narradores siguieron esa misma escuela mía y creo que ya volver a narrar como se hacía antes o como narra Andrés Salcedo de pronto no tenga el mismo éxito al aire, son estilos y cada uno trata de aportar dentro de su ingenio y su creatividad lo que considere tenga más cantidad de oyentes. Me parece que las críticas son respetables y hay que aceptarlas y más si vienen de alguien de tanto reconocimiento cómo Andrés.     

G.P.: ¿Quién ha sido su mejor compañero de transmisión?

W.V.: Yo he tenido la suerte de haberlos tenido casi a todos los que gozan de gran reconocimiento hoy por hoy, Adolfo Pérez, Javier Hernández Bonnet, Carlos Antonio Vélez, Hernán Peláez, con todos me he sentido muy bien porque todos tienen su estilo, su forma de ser, sus características particulares. Quizá por la permanencia al aire con quienes mejor me he sentido han sido Adolfo Pérez con quien realicé esa campaña impresionante de la época de oro de la Selección de Oro con Maturana y posteriormente con Javier Hernández cuando se retiró Adolfo de Caracol. Con los dos me sentí muy bien, ambos son grandes amigos y grandes profesionales.

Adolfo Pérez (izq) Willian Vinasco Ch. (der)

Adolfo Pérez (izq) Willian Vinasco Ch. (der)

      

G.P.: ¿Alguien en especial con quién le gustaría hacer la paz?

W.V.: A mí me gustaría que se firmara con la guerrilla. Yo veo que estamos cerca y es una ansiedad y un sueño de los colombianos y ojalá entendiéramos que la envidia no nos conduce a nada y que sin ella las cosas serían mejor para todos. Yo gracias a Dios de manera personal no tengo enemigos ni problemas, de pronto gente que no le guste algo de mis relatos puede darse pero no tengo personas con las cuales debiera hacer la paz porque no tengo enemigos, por lo menos conocidos no. Sería a nivel del país, que ojalá llegara pronto la paz de esta tierra.     

G.P.: ¿Si nos devolviéramos al pasado con cuál de estos oficios se quedaría, vendedor de quesos, taxista o propietario de lavandería?

W.V.: Yo creo que taxista porque fue el primer oficio que tuve, además con el primer taxi que libré, un Dodge Dart 72 me compré el Fiat Polski 75 y me parece que ahí fue donde empecé a tener un ahorro importante porque al pagar los carros tenía un capital que no poseía. En su momento todos fueron buenos negocios pero veo con más cariño el de taxista porque conocí más la ciudad y la gente y fueron los primeros pesos que tuve.

G.P.: ¿Y esta noche lo “esperan en su casa”?

W.V.: (jajaja) Esa frase nació como consecuencia de un partido de la Selección Colombia en Barranquilla, mi esposa siempre me iba a recibir al aeropuerto pero ese día le dije al aire de manera irresponsable que no me esperara en la casa porque se había alargado mucho el partido y durante mi viaje al hotel Prado en Barranquilla y luego a Bogotá pude darme cuenta de que la frase había sido todo un éxito al punto de que ya hizo historia en nuestro país.

Y claro, la única forma para que yo no llegue a la casa tiene que ser un partido por fuera del país porque de resto con el horario que manejo es muy difícil trasnochar.

G.P: Muy amable por su tiempo.

W.V.: Muy agradecido a ti por esta entrevista tan humana y por seguir mi carrera en los medios de Colombia. Un abrazo y hasta siempre. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook304Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn1Email this to someone